Alberto Aziz Nassif

01/03/2022 

Cada día son más las bicicletas y, sobre todo, motocicletas que circulan en las ciudades con los famosos repartidores que portan una caja con el nombre de Uber, Didi, o Rappi. Una de las caras más visibles de las nuevas tecnologías son la plataformas de bienes y servicios al por menor, la llamada economía digital gig, es decir, las app’s que ponen en contacto a un trabajador con un consumidor. Recientemente se publicó un estudio de Oxfam México y de la organización Indesig: Este futuro no applica, en donde investigan lo que ha pasado en México en los últimos años con este boom laboral que han generado estas plataformas.

El trabajo “por cuenta propia” se ha incrementado en el país de forma masiva. Dice el estudio que entre el segundo trimestre de 2020 y el segundo trimestre de 2021 se sumaron 3.9 millones personas, para llegar a 12 millones, lo que representa un 22.6% de la población ocupada en México (Inegi). De forma muy interesante esta investigación se desarrolla en tres partes: el servicio, el trabajo y el negocio.

Estamos ante un servicio masivo, porque en México existen más de 84 millones de personas con teléfonos celulares, cifra que representa a un 65% de la población. Según esta investigación, se calcula que 21 millones de personas han adquirido algún tipo de bien y/o de servicio, lo cual significa que un 25% de los que tienen celulares son clientes o trabajadores que usan estas nuevas tecnológicas. Esta es la importancia del llamado capitalismo de plataformas, una economía que combina tecnologías y servicios y cada día es más importante en todo el mundo.

El trabajo que se genera en las plataformas propicia una serie de condiciones que amplifican el mundo de la precariedad. Además de los riesgos que se corren en el tráfico citadino para estos trabajadores y un trato discriminatorio, las condiciones no puede ser más contrastantes. Por una parte las empresas de plataformas convocan a las personas y les ofrecen ser “tu propio patrón” o ser socios, lo cual abre posibilidades de tener flexibilidad sobre todo horarios. Pero, por otra parte, se trata de trabajadores que no tienen seguridad social, un 69%, es el caso de 7 de cada 10 repartidores. Por esa razón la demanda más importante para ellos es tener algún tipo de protección social, además de mejores comisiones y propinas. Las motivaciones para entrar a este tipo de empleo son el desempleo en el mundo formal, la posibilidad de complementar el ingreso y la flexibilidad de horarios. De los ingresos que se reportan llegan a unos 2,500 pesos por semana, pero por una serie de gastos se quedan sólo en unos 1,700 pesos, un poco más del salario mínimo.

El negocio multimillonario de las plataformas vienen de las comisiones que se cobran a los clientes, los restaurantes y los repartidores. El “modelo de negocio” nos da una idea del valor de mercado de estas compañías: Uber, de Estados Unidos, vale entre 80 mil y 91 mil millones de dólares; Didi, de China, está valorada en unos 62 mil mdd; y Rappi, colombiana, en unos 3,500 mdd. Los repartidores, que tienen condiciones muy precarias, son del sector informal laboralmente y del sector formal fiscalmente (Bensusán, El Economista, 11/11/21). Durante la pandemia estos sectores crecieron de forma impresionante, sin embargo, las ganancias han sido para las empresas. “A pesar de estos crecimientos exponenciales, su personal de reparto no ha recibido aumento de salarios, mejores condiciones laborales, seguridad social, entre otros; es decir, las y los repartidores se encuentran en condiciones cada vez más precarias” (pág. 65).

El estudio tiene varias recomendaciones importantes para hacer menos brutal este capitalismo digital que genera condiciones salvajes para millones de trabajadores. Por ejemplo: las plataformas necesitan cumplir estándares internacionales de respeto a derechos laborales y humanos; el IMSS debe reconocer la relación laboral; el gobierno debe garantizar derechos y los consumidores deben tener un trato digno y consumir marcas que respeten esos derechos.

Investigador del CIESAS.
@AzizNassif

Información publicada en: https://www.eluniversal.com.mx/opinion/alberto-aziz-nassif/repartidores-nueva-precariedad-laboral

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *