EFE

Madrid, España / 11.05.2022 

Eliminar el trabajo infantil en el mundo costaría “céntimos” a los consumidores y las empresas, pero, según el experto guatemalteco Fernando Morales De la Cruz, los países no quieren hacerlo.

A pesar de que el Convenio 182 de la Organización Internacional del Trabajo (OPI) “sobre las peores formas de trabajo infantil” está ratificado por los 187 Estados Miembros de esta organización, 160 millones de niños tienen que trabajar para subsistir, según estimaciones de la propia institución y Unicef previas a la pandemia.

“Estas cifras subestiman a Asia en más de 80 millones de niños, solo en India hay decenas de millones más, en Brasil las cifras son siete veces más de lo que dicen”, asegura el guatemalteco que, quien años antes de dedicarse a la abolición del trabajo infantil, fue asesor de varios países en temas económicos.

Según dice, no se puede seguir así y pide que los países desarrollados y la Unión Europea utilicen todas las medidas legales a su alcance para acabar con esta explotación.

No es una prioridad porque tiene “costo” para los países

Morales explica que existen tres tipos de trabajo infantil y que en el 70 por ciento de los casos está relacionado con la agricultura, especialmente en la recogida de café, cacao o té, pero también de oro y diamantes.

Así, divide entre las labores que donde algunos solo tienen beneficio para el núcleo familiar, como el cuidado de los hermanos; los que benefician más allá de la familia a otros agricultores, por ejemplo; y los que se realizan en la cadena de suministro de los países desarrollados.

“Todas las grandes corporaciones tienen trabajo infantil, se trata del modelo de negocio global, para que se acabara todos los productores tendrían que recibir un precio justo”, considera Fernando Morales.

A su juicio, acabar con el trabajo infantil no es una prioridad para los Estados porque tiene “un costo” económico que no están dispuestos a afrontar, pero incide en que es la única manera de erradicarlo.

Además, recuerda que ningún ejecutivo quiere pelearse con las corporaciones, pero cree que el cambio tiene que llegar a raíz de los países desarrollados, ya que ni las organizaciones sin lucro ni los consumidores de a pie pueden liderar ese cambio, según afirma.

“No dependerá del consumidor, sino del país del consumidor, en todos los productos procedentes de los países pobres intervienen niños”, asume el experto.

La pobreza genera trabajo infantil y el trabajo infantil, pobreza

El guatemalteco insiste en que el actual modelo de negocio global genera miseria, hambre, desnutrición y trabajo infantil, y se detiene en la importancia de la educación para que los niños puedan salir de ese círculo vicioso.

“Hay muy pocos niños que pueden salir del trabajo infantil y en el caso de las niñas es mucho peor, necesitan educarse para poder estar preparadas y poder independizarse, pero para eso necesitan comer”, analiza. Por ello, invita a las grandes empresas a cambiar su modelo: “no les pido que cierren sus empresas, sino que dejen unos euros en los países” en los que obtienen los recursos. “El café debería dejar, con impuestos incluidos, doce euros por kilo, ahora deja cuatro y es cuando dicen que está más caro”, critica.

Llegados a este punto, tiene poca paciencia con las promesas de organismos internacionales, empresas, ONG o gobiernos. Indica que para él solo valen los resultados, las palabras no sirven para los niños, finalizó.

Información publicada en: https://www.milenio.com/internacional/trabajo-infantil-se-podria-acabar-pero-paises-no-quieren-experto

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *