La discriminación inicia desde antes de nacer


    Héctor Figueroa | 22-05-2022

    CIUDAD DE MÉXICO.

    Pese a que en México la discriminación laboral por embarazo está ti­pificada como un de­lito en el Código Penal Federal y existen le­yes que sancionan di­cha conducta, el 17.3% de las mujeres ha sufrido en los últimos cinco años alguna forma de discriminación la­boral durante la gestación, y al 11.5% se le pidió una prue­ba de embarazo para acceder a un trabajo.

    Son parte de los resultados del más reciente estudio del Early Institute, en el cual se se­ñala que el 4.7% de las muje­res trabajadoras sufrió un tipo de discriminación por su esta­do de gravidez, ya que fueron despedidas, no se les renovó el contrato o se les redujo el sue­lo y las prestaciones.

    En entrevista con Excélsior, la directora general del Ear­ly Institute, Annayancy Varas García, y el director ejecutivo de la organización, Abraham Madero Márquez, informaron que del 1 de enero de 2012 al 20 de julio de 2021, se atendie­ron 13 mil 354 quejas por dis­criminación laboral en el país.

    De ese total, 2 mil 589 co­rrespondieron a discrimina­ción laboral por embarazo, por lo que llamaron a iden­tificar las causas, conductas y consecuencias de este tipo de acciones a fin de prevenir y atender esta problemática en México.

    El estudio Discriminación Laboral por Embarazo, que está disponible en https://ear­lyinstitute.org/discrimina­cion-laboral-por-embarazo/, advierte del aumento de esta práctica, la cual se caracteri­za por hostigamiento laboral, negociaciones de ascenso, re­ducción del salario y cambios de condiciones laborales en perjuicio de la mujer embara­zada que le pueden producir, incluso, hasta un aborto.

    Y esta discriminación no sólo es para acceder al trabajo, sino para poder tener un as­censo, o para poder cambiar, entonces, definitivamente, si es algo que impacta en la vida del bebé”, dijo en la entrevista Annayancy Varas García.

    —¿Cuáles pueden ser las consecuencias de este tipo de discriminación?, se le pidió que abundara.

    —Se puede llegar hasta la pérdida de empleo, o hasta la pérdida de la vida del bebé, en caso del estrés. Y además, esto está comprobado, no sólo lo dice Early Institute, lo dice la ciencia. La manera en que se desarrolla el embarazo, afecta directamente en la gestación de ese bebé por nacer.

    Entonces, sí, la conse­cuencia puede ser la pérdi­da del trabajo o no ascender a otro mejor salario, o mejor cargo, y, por supuesto hasta la pérdida del bebé, o algu­na malformación, porque las sustancias que están dentro del vientre de la madre para poder gestar a este bebé, pues evidentemente, se ven afec­tadas”, dijo Annayancy Varas García.

    Según el estudio, hay de­nuncias de descuento eco­nómico por ejercer licencias médicas por embarazo, obli­gación de trabajar en período de incapacidad por materni­dad, así como interrupción del contrato por honorarios en el periodo de incapacidad para el alumbramiento.

    Hay al menos tres ele­mentos que son una constan­te, hay una buena cantidad de denuncias o de casos en las que los principales motivos de la queja es la imposibilidad de ascender en un empleo, la parte del ascenso: mujeres que por su situación de emba­razo, ven limitadas sus posibi­lidades de crecimiento en los centros de trabajo.

    Desde luego, el despido, hay casos documentados en este nivel. Nosotros pudimos tener información de algu­nos casos de despido directo a causa del embarazo, y tam­bién un tercer nivel que tiene que ver con estas otras prohi­biciones o afectaciones que empiezan a recibir las mujeres como hostigamiento laboral, se les pide hacer actividades no propias en su situación de embarazo, se les empiezan a negar permisos”, explicó por su parte Abraham Madero Márquez.

    Desde el 2012, el emba­razo se encuentra entre las primeras cinco causas de dis­criminación, de acuerdo con el Consejo Nacional para Pre­venir la Discriminación (Co­napred). El 31% de las quejas de presunta discriminación se refieren a casos motivados por un embarazo; el 88% de los asuntos atendidos por pre­sunta discriminación duran­te la gestación de las madres fueron cometidos por particu­lares y el 12% por personal del servicio público.

    De acuerdo con la investi­gación, las características de las mujeres que sufren mayor discriminación laboral son las siguientes: mujeres con bajos salarios, trabajadoras del ho­gar, empleadas de fábricas, trabajadoras que no cuentan con prestaciones de ley deri­vadas de su relación contrac­tual y mujeres con contratos temporales.

    La Discriminación La­boral por Embarazo (DLE) es un problema mucho más fre­cuente y común de lo que se piensa. Es la violencia que se manifiesta de diversas formas y que se incentiva por un con­junto de prejuicios y estereoti­pos sobre la maternidad en el espacio laboral y público.

    Su impacto puede verse reflejado en la afectación de múltiples derechos de la mu­jer embarazada, de su bebé y su familia, no solamente de sus derechos laborales”, se apunta en el informe, coordi­nado por la investigadora Va­leria González Ruiz.

    Las denuncias por discri­minación laboral por emba­razo pueden ser presentadas por distintas vías y, simul­táneamente, ante diversas instituciones, por lo que el instituto pone a disposición su página web: https://earlyinsti­tute.org/

    Para nosotros como think tank, nos definimos también como alguien que actúa, no nos quedamos en el pensa­miento, sino que llega una mujer que vive discrimina­ción laboral por embarazo, con mucho gusto le atende­mos y canalizamos el caso”, indicó Annayancy Varas Gar­cía, directora general de Early Institute.

    Por su parte, el direc­tor general del centro de investigación, Abraham Ma­dero Márquez, señaló que al visibilizar este tema con cifras, casos reales docu­mentados, no sólo se tiene la finalidad de proteger a la madre que está en gestación, sino al nuevo ser, que antes de ver la luz, está siendo vícti­ma de un mundo en el que se discrimina.

    Algo importante, so­bre todo, es hablar del tema. A nosotros, al final del día, como organización lo que nos mueve, es que se posicione el embarazo como un asunto de interés público, como un asunto de interés social, sobre todo por su relevancia hacia la primera infancia, que es nues­tro objeto de estudio, y que a nivel global, la primera infan­cia inicia desde la gestación”, explicó Madero Márquez.

    Recordó que en la Consti­tución Política de los Estados Unidos Mexicanos se estable­ce que una mujer embarazada mantiene su empleo durante la licencia de maternidad.

    Mientras que en la Ley Fe­deral del Trabajo se señala que una mujer no puede ser des­pedida durante su periodo de embarazo, ya que esto es con­siderada una práctica laboral injusta por parte del emplea­dor el despedir a una trabaja­dora por estar embarazada.

    Hay que recordar que en 2019 se reformó la LFT para establecer que si el emplea­dor decide terminar la rela­ción laboral con una mujer embarazada por una cau­sa justificada, el patrón debe mantener los beneficios de la seguridad social por un perio­do de seis meses después del nacimiento del niño.

    17.3 por ciento de mujeres ha sufrido en los últimos 5 años alguna forma de discriminación laboral durante la gestación.

    Experimentan mayor Discriminación Laboral por Embarazo:

    • Mujeres con bajos sa­larios.
    • Trabajadoras del hogar.
    • Empleadas de fábricas.
    • Trabajadoras que no cuentan con prestacio­nes de ley derivadas de su relación contractual.
    • Mujeres con contratos temporales.

    Conductas que abarca la discriminación:

    • Hostigamiento laboral.
    • Negociación de ascenso.
    • Reducción de salario.
    • Negación de permisos como el de ir al baño o sentarse.
    • Cambios de condiciones laborales en perjuicio de la mujer embarazada.
    • Descuento económico por ejercer licencias médicas.
    • Obligación de trabajar en periodo de incapa­cidad.
    • Interrupción de contrato por honorarios en perio­do de incapacidad.

    Información publicada en: https://www.excelsior.com.mx/nacional/la-discriminacion-inicia-desde-antes-de-nacer/1516518

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *