En México existe la discriminación salarial, los hombres gana casi 13% más que las mujeres


Estudio tras estudio, medición tras medición, el resultado siempre es el mismo, las mujeres suelen ganar menos que los hombres., eso es discriminación slarial, asegura Regina Isabel Medina Rosales, analista de datos de Intersecta organización de dedicada a promover políticas públicas para la igualdad.

En entrevista para Tras la Chuleta, un programa radiofónico de la Red de Mujeres Sindicalistas  en su emisión del pasado 20 de diciembre, la especialista en análisis de datos, señala que en México existe la discriminación salarial, las mujeres ganan menos respecto de los hombres, lo que produce una brecha salarial de género de casi 13  por ciento, es decir, por cada 100 pesos que recibe un hombre, en promedio por su trabajo al mes, una mujer recibe 87 pesos.

¿Por qué las mujeres suelen ganar menos que los hombres? Se le cuestionó. La especialista dijo, Debemos reconocer que es una situación estructural y con esto me refiero a que hay una serie de condiciones sobre cómo nos organizamos como sociedad, como familias, como trabajo.

Por ejemplo. Las mujeres trabajadoras dedican 24.9 horas a la semana, a este tipo de trabajo, contra 8.5 horas que dedican los hombres. Entonces, hay una doble jornada que las mujeres tienen que atender, lo que para algunas significa que las va a sacar del espacio de trabajo o quizás van a llegar más cansadas.

Entonces, no es que las mujeres sean peores trabajando que los hombres, sino que enfrentan una carga de trabajo doméstico no remunerado mucho mas alta. Este es un ejemplo de las condiciones estructurales, que enfrenta las mujeres y los hombres simplemente no hacen nada

 Las mujeres estamos en desventaja, que padecemos al menos dos tipos de discriminación, direca e indirecta: 

1.- La discriminación directa, cuando por el simple hecho de ser una trabajadora mujer se asume o se piensa que no es buena trabajadora y entonces le paga menos, por eso es discriminación directa, que es la forma mas evidente de discriminación, pero también es la menos frecuente hoy en día, creo que ha habido muchos avances en cuanto a legislación y esas son las instancias menos comunes. 

2.- La discriminación indirecta, en donde yo como jefe o jefa, no asumo que las mujeres son peores trabajadoras que los hombres, aún así no tomo las condiciones necesarias para que puedan acceder al trabajo en la misma forma.  Por ejemplo, el trabajo doméstico que se refiere eal tiempo que una personar dedica a cuidar a los niños, ir por ellos a la escuela, preparar la comida, lavar la ropa, planchar, etcétera. Hay mediciones puntuales por parte del INEGI, que indican que las mujeres con trabajo o sin trabajo, dedican muchas mas horas que los hombres  al trabajo de cuidados.

¿Qué es la brecha salarial entre hombres y mujeres?

La brecha es una medición que se hace para poder poner en números o en el papel, lo que muchas mujeres han experimentado en sus lugares de trabajo, que es que simplemente tienen menos ingresos en comparación con los hombres.

Hay diferentes metodologías de medir la brecha salarial. La que hace la Comisión Nacional de los Salarios Mínimos (CONASAMI) , Básicamente es tomar lo que ganan las mujeres sin importa que tan educada estés, no importan qué tipo de trabajo sea, no importan cuántas horas de trabajo tengas a la semana. Es una medición general que se compara con otra medición general para los hombres, es decir, una serie de promedios para saber cuánto ganan las mujeres en promedio por hora y cuánto gana los hombres en promedio por hora.

Fuente El Economista 08 marzo 2022

Cuando ves estas estimaciones y tomamos todos los trabajos, todas las personas, todos los posibles contextos personales que hay, el resultado es que en promedio los hombres ganan mas que las mujeres.

Por ejemplo, si tomamos actividades del sector secundario, es decir de la manufactura, los hombres en promedio ganan 46.6 pesos la hora, contra las mujeres que ganan 38 pesos la hora en promedio, es decir de una diferencia de más de 8 pesos por hora. De acuerdo a la Comisión Nacional de los Salarios Mínimos (CONASAMI) es de 12 por ciento de diferencia, en comparación con el año 2018 que se situaba en 14 por ciento. 

Respecto de la medición de CONASAMI, la especialista Medina Rosales advirete tener en consideración tener conconsideración que si bien  la brecha es de 12 puntos porcentuales, esta brecha solo considera el trabajo por hora, y como la CONASAMI menciona, lo hace para no medir la brecha por mes, porque las mujeres terminan haciendo menos horas de trabajo, es decir la brecha es mas amplia.

Se podría pensar que si trabajan menos, por eso ganan menos, pero nos remite a las causas estructurales del por qué las mujeres trabajan menos horas, pues porque tiene que cumplir con los cuidados de sus hogares, entonces, si bien la brecha es de 12 por ciento cuando medimos por hora, esta se expande cuando se mide por mes.

Otra observación es que la CONASAMI solo toma en cuenta empleos formales, es decir que si se considerra a las mujeres que se encuentran en situación de trabajo informal, sin prestaciones sociales, la brecha sería más grande.

Caja de herramientas

La ley señala que no debe existir discriminación de ningún tipo, es decir, que a trabajo de igual valor o de las mismas responsabilidades las personas deben ganar lo mismo, sin importar si son hombres o mujeres. México lo ratificó en 1952 en el Convenio 100 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) sobre igualdad de remuneración. Sin embargo, nuestro país no ha cumplido ese compromiso, las mujeres hoy en día siguen ganando menos que los hombres.
Hasta ahora las leyes de los principios relativos a la igualdad salarial no han estado acompañadas de medidas específicas para su garantía o sanciones concretas.
Las instituciones y organizaciones públicas y privadas deben analizar sus propias diferencias salariales y, a partir de ello, diseñar políticas para cerrar progresivamente las brechas.

Es imprescindible crear políticas de acción positiva temporal. Un ejemplo de eso sería que cuando se otorguen incrementos salariales se apruebe un porcentaje superior para las mujeres, de esta manera se irá cerrando la brecha salarial de género existente.
Los incrementos a los salarios mínimos desde 2018 han contribuido a reducir ir la brecha salarial por género en los municipios en 20 por ciento.

¿Como cerrar la brecha? ¿Como lograr cerrar la brecha entre lo que ganan las mujeres en un mismo puesto de trabajo?

Por suerte hay muchas cosas que se pueden hacer para ir cerrando la brecha salarial. Como propuestas puntuales:

Los centros de trabajo deben de tener protocolos para hacer contrataciones, ascensos más puntuales, con criterios claros, y también garantizar que haya una red de cuidados en la cual las mujeres puedan descansar.Es decir, que esa carga de trabajo doméstico, el estado y los centros de trabajo se responsabilicen para que entonces las mujeres puedan incorporarse de manera amplia al mercado laboral, y que puedan tener un desempeño tan exitoso como el de sus contrapartes hombres.

También mejorar las contrataciones de personal. Se puede armonizar el proceso, para que en las primeras instancias las personas se evalúen con criterios específicos predeterminados, antes de la evaluación a un candidato, sin saber si es hombre o mujer.

En los espacios de trabajo cosas como tener horarios flexibles o si se puede trabajar a distancia eso también puede beneficiar a las mujeres.

En las evaluaciones que haya criterios claros sobre qué es lo que se esta evaluando para que una persona tenga un aumento salarial :

Que las organizaciones sindicales pidan prestaciones para guarderías o para escuelas extendidas. No solo políticas en el espacio de trabajo sino también políticas de cuidados.

Tras la chuleta. Tu sintonía laboral, es un programa radiofónico de la Red de Mujeres Sindicalistas en colaboración con el IMER, cuyo objetivo es informar a la población sobre sus derechos como personas trabajadoras, a través de charlas con especialistas en derecho laboral.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *