12 febrero, 2023

Texto: Kau Sirenio

CIUDAD DE MÉXICO. – Los trabajadores del Call- Center Atento-Servicio fueron despedidos por organizar un sindicato. Los 25 empleados cesados laboraban en área de cobranza y atención a cliente de BBVA cuando fueron liquidados.

De acuerdo con Andrés Orea, uno de los trabajadores despedidos, la empresa busca imponer un sindicato blanco que dice ser de la Confederación Revolucionaria Obrero y Campesino (CROC), pero esta agrupación los desconoció.

“Empezamos como Coalición para luchar por mejores condiciones laborales, prestaciones y derechos dentro de la empresa. En diciembre del 2021 paramos labores para exigir el pago de bonos que nos debían, de ahí llevamos acciones de apoyo a los compañeros despedidos”.

El conflicto laboral con Atento-Servicio inició en noviembre del 2022, cuando la empresa iba a legitimar el contrato colectivo con el Sindicato del Progreso y Transporte. En ese momento los trabajadores se organizaron para concientizar a sus compañeros para que no votarán a favor del Contrato Colectivo. Sin embargo, la batalla ganada por los empleados duró 10 días, porque después los despidieron por impulsar un sindicato independiente.

“Nosotros somos una coalición de trabajadores de la empresa Atento-servicios en Pachuca, Hidalgo,  fuimos injustamente despedidos por realizar acciones para no legitimar el contrato colectivo que la empresa Atento estaba celebrando con el Sindicato del Progreso y Transporte” explicó, Andrés Orea en entrevista con Pie de Página.

El vocero de los trabajadores despedidos dijo que buscaron apoyo con organizaciones sindicales para hacer frente al abuso de los empleadores. Los ex empleados se organizaron en distintas comisiones para promover campaña de afiliación.

Empresa amedrenta trabajadores

“Nos han amedrentado para que dejemos de organizar a los compañeros, la empresa quieres que nosotros no nos organicemos en sindicato porque así les conviene. Nos acosan todos los días cuando salimos a afiliar a los trabajadores al nuevo sindicato en la Secretaría del Trabajo y Previsión Social o en las Juntas de Conciliación y Arbitraje”, expresó.

La molestia de Atento con los trabajadores fue por el apoyo que recibieron del Sindicato de Telefonistas de la República Mexicana (STRM). A partir de ahí, empezó el acoso laboral que va desde amenazas, vigilancia permanente y despidos injustificado. “La misma empresa está metiendo un sindicato a modos y condicionado para seguir con las mismas prácticas, por eso el acoso”.

Andrés Orea dijo que este viernes despidieron una trabajadora, pero no la liquidaron conforme a derecho porque es parte del movimiento de trabajadores que empujan el sindicato.

“La compañera trabajó 10 años en la empresa, pero quieren liquidarla con cuatro mil pesos, cuando otro compañero que concilió con Atento-Servicio recibió arriba de cien mil pesos con cinco años de servicio”.  

Empleados de la filial Call Center en conferencia de prensa en el que hablan del trabajo para crear el Sindicato Independiente. Foto: Cortesía de los telefonistas

Donde no hay sindicatos, los atropellos son constantes

El salario de los empleados es el mínimo, y también cuentan un bono por recuperación de cartera. Sin embargo el pago era el mínimo de 2018. Andrés Orea dice que estas fueron una de las razones para organizarse, porque se les pagaba poco por la carga de trabajo.

“Traen grupo de choques que nos vigilan todos los días, hasta en el baño nos siguen, nos nos dejan tranquilos y han cortado a varios compañeros para restarle fuerza al movimiento.  No somos los únicos que tienen este problema en la empresa, donde no hay organizaciones sindicales los empleadores siguen actuando igual o peor, porque saben que no hay contrapeso laboral” explica Orea.

Por su parte, el vocero del STRM, Cristian Israel Quiñones dice que los trabajadores despedidos de Atento-Servicio filiar de Call Center no cuentan con sindicato, apoyo de organizaciones sociales y sindicales, por eso fueron cesados 25 empleados cuando se organizaban para crear un sindicato independiente.

“La reforma laboral suena muy bonito, pero en los hechos las practicas no ha cambiado nada. Las empresas siguen como en el siglo pasado, esclavizando a los trabajadores, coartando los derechos laborales y a la libre organización sindical, y por si fuera poco, el salario no ha cambiado desde hace cinco años” concluye Israel Quiñones.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *