Desde el limbo, trabajadores de confianza de Pemex elegirán nueva dirigencia


Por Blanca Juárez

Lunes 13 de Febrero de 2023 

El personal técnico y profesionista de Pemex está catalogado como de confianza, pero sin los beneficios de los gerentes ni las prerrogativas de los sindicalizados. Hace unos años se agruparon en un sindicato, el UNTyPP, pero carecen de contrato colectivo.

“Los empleados de confianza de Petróleos Mexicanos (Pemex) estamos en el limbo”, dice Pablo López Figueroa, integrante de la dirigencia sindical que agrupa a quienes no se les considera de base. Desde esa aparente indefinición, las campañas para elegir al nuevo Comité Ejecutivo Nacional (CEN) han comenzado.

Entre las tareas pendientes para quien dirija la Unión Nacional de Técnicos y Profesionistas Petroleros (UNTyPP) en el periodo 2023-2025 será darle certidumbre a su situación legal, laboral y administrativa dentro de Pemex y sus filiales, pues estas trabajadoras y trabajadores rechazan ser personal de confianza.

También deberá continuar la lucha para que se les reconozca su propio contrato colectivo, lograr la basificación de cientos de trabajadores y trabajadoras, así como el cumplimiento de diversos derechos.

“Ni nos rige el Contrato Colectivo de Trabajo (CCT) del personal de base ni el reglamento para el de confianza, que es realmente para los gerentes”, señala en entrevista López Figueroa, presidente nacional de la Comisión de Vigilancia y Fiscalización de la UNTyPP.

La cláusula 3 del CCT del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana (STPRM) señala: “Las estipulaciones de este contrato colectivo no son aplicables a los trabajadores de confianza”.

Para el STPRM, el personal de confianza es “representante del patrón”, según la cláusula 1, por lo tanto, los grandes beneficios que ha conseguido y la protección al trabajo no les aplica. Tendría que ser la empresa quien asuma ese rol.

Pese a ello, en otros momentos, el STPRM y Pemex ha han acordado la reducción de plazas del personal de confianza. En octubre de 2013, Emilio Lozoya Austin, entonces director general de Pemex y actualmente en prisión por el caso Odebrecht, y Carlos Romero Deschamps, quien era el secretario general del sindicato, pactaron revisar las plantillas de personal de confianza y recortarla, reacomodarla o jubilarla, según fuera el caso.

Meses antes, en ese mismo año, la Cámara de Diputados desechó un punto de acuerdo que proponía exhortar a Lozoya a reinstalar de manera inmediata a “todos aquellos trabajadores que, en violación de sus derechos humanos laborales, fueron despedidos o jubilados por haber formado su organización sindical”, es decir, la UNTyPP.

Un sindicato que no nació como sindicato

Hasta finales de los años 80, el STPRM contemplaba al personal técnico y especializado de Pemex. Luego de la detención del líder sindical Joaquín Hernández Galicia, La Quina, en 1989, “nos denominan de confianza para tener un control sobre nuestras actividades”, rememora Pablo López Figueroa.

Pero no fue eso lo que impulsó el nacimiento de la UNTyPP. Tras haber desplazado a La Quina, Carlos Salinas de Gortari emprendió una serie de acciones para la privatización de áreas y funciones de Pemex.

La privatización de la planta de Pajaritos, en Veracruz, les llevó a organizarse por la defensa de Pemex, sostiene López Figueroa. Pero el estatus administrativo en el que estaban les podría afectar el cambio de dueño.

“Después de eso comenzamos a luchar contra la venta de contratos que ponían en manos de la iniciativa privada la propiedad de la nación”. Por esto, algunos trabajadores fueron despedidos. Sin la protección del STPRM y con la empresa hostigándoles, se dieron cuenta que necesitaban su propia organización sindical.

“Ahí comenzó la intención de crear el sindicato, cuando comienzan los despidos injustificados y una serie de agresiones”. A quienes formaban parte del grupo disidente les negaban el servicio médico a ellos y a sus familias, dice.

“Tenemos dos casos documentados y probados. Uno es el de un compañero que tenía a su papá internado por cáncer, pero lo despidieron y sacaron a su papá del hospital. Otro compañero que era él quien estaba internado, lo sacaron para obligarlo a desistirse de pertenecer a esta lucha sindical”, puntualiza.

A la par, el STPRM “lograba beneficios para los trabajadores afiliados, pero para tener el control y que siguieran votando por el PRI. Nosotros interpusimos una demanda por la privatización en el sexenio de Enrique Peña Nieto, le pedimos al STPRM que se uniera, pero jamás levantó una mano para apoyar esa lucha”.

Urge la regulación de especialistas técnicos

Después de varios intentos, en diciembre de 2009 la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) les otorgó el registro como asociación sindical. Actualmente la secretaria general del CEN es Silvia Ramos Luna.

Desde la llegada de la administración del presidente Andrés Manuel López Obrador ha habido cambios, pero no los suficientes, apunta el líder sindical. “Es cierto, cesaron los despidos, así que podemos decir que ya se ha detenido la fuerte agresión contra nosotros”.

Sin embargo, “se siguen violando nuestros derechos. Por la falta de personal, hay compañeros que hacen guardias de 36 horas seguidas” y el STPRM es quien sigue proponiendo al personal especialista técnico.

Otras de sus luchas son lograr la basificación del personal y contar con un contrato colectivo, por ahora tienen contratos individuales “totalmente amañados”. El reglamento de trabajo para el personal de confianza existente “fue elaborado de forma unilateral para tener controlado a nosotros los especialistas técnicos”.

En varias demandas a Pemex “hemos probado que no somos trabajadores de confianza, que nos tienen en una situación donde ni nos rige el contrato colectivo de trabajo ni nos rige el reglamento de empleados de confianza”.

Es urgente, dice “que se regule la relación entre los especialistas técnicos y la empresa, pus hay trabajadores que tienen 35 años de tener la categoría de transitorios sin haber gozado jamás de los beneficios de un trabajador de planta”.

Información publicada en: https://www.eleconomista.com.mx/capitalhumano/Desde-el-limbo-trabajadores-de-confianza-de-Pemex-elegiran-nueva-dirigencia-20230212-0002.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *