Cinco federaciones se unen en Jalisco: Consejo Estatal Obrero velará por la paz y estabilidad laboral


12 de marzo de 2023

Por Editor Web CP

Por Mario Ávila //

Con el propósito de refrendar la paz y la estabilidad laboral en Jalisco, así como respetar y defender la contratación colectiva, líderes de federaciones y sindicatos que aglutinan a 1.5 millones de trabajadores, crearon el Consejo Estatal Obrero.

Juan Huerta Pérez, líder de la CTM en Jalisco, explicó que la creación de este organismo tiene tres objetivos primordiales: I.- Refrendar el pacto por la paz y la estabilidad laboral en Jalisco; II.- Generar un acuerdo entre las organizaciones que integran el Consejo, de respeto irrestricto por la contratación colectiva y III.- Generar un órgano de defensa y cuidado de los contratos de los integrantes del CEO.

El Consejo Estatal Obrero por la Paz Laboral y la Generación de Empleos y el bienestar, fue definido como un espacio de consenso, generador de iniciativas del movimiento obrero organizado de Jalisco que promueva el bienestar de los trabajadores e impulse el desarrollo integral de nuestra entidad.

Al mismo tiempo, en esta reunión efectuada en las instalaciones del Palacio de la Cultura y la Comunicación (Palcco), se realizó la firma del acuerdo denominado: “Una visión compartida para impulsar la paz laboral, el empleo, la inversión y la competitividad”.

El acuerdo que se firmó con el principal objetivo de impulsar el diálogo, la conciliación y la concertación de voluntades, para que, en el marco de los acuerdos internacionales, las leyes laborales nacionales y estatales correspondientes, se fortalezca la paz laboral, generando las condiciones necesarias y propicias para dicho objetivo.

Sobre este hecho, el gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro Ramírez, se expresó así: “Esto que se dice tan fácil, es de verdad lo que convierte a Jalisco, déjenme decirlo así, en un oasis económico en el país, en un lugar en el que estamos generando condiciones para que ese crecimiento que hemos logrado en los últimos años no se detenga, para que nuestra economía se vaya modernizando y vaya adaptándose a las nuevas circunstancias”.

La paz laboral que se vive en el estado -dijo-, obedece a que desde el inicio de la administración se ha pensado en las y los trabajadores, además de la iniciativa privada y los sindicatos, se ha hecho sinergia para que el estado participe en crear las mejores condiciones para ellos. Por eso estamos dando este paso, que no es sencillo, porque ya firmamos un primer acuerdo que nos permitió llegar hasta aquí, pero ahora tenemos que actualizar nuestros instrumentos y nuestro diseño de organización para ser más efectivos.

El Consejo Estatal Obrero se conforma por 5 federaciones y sindicato representados por sus secretarios: La Federación de Trabajadores de Jalisco (CTM), representada por Juan Huerta Pérez; la Confederación Regional Obrera Mexicana (CROM), por José Alejandro García Hernández; la Federación de Sindicatos Unidos Primero de Mayo de Trabajadores y Empleados (Croc-Sumate), Gabriel Antonio Trujillo Ocampo; el Sindicato Unión de Empleados y Empleadas en Hoteles, Restaurantes y Similares de Jalisco, José Ventura Flores Cervantes y la Federación Obrera de Jalisco (FOJ), por Cándido Nazario Farías.

LEGITIMACIÓN DE CONTRATOS

Tras resaltar que con la reforma a la Ley Federal del Trabajo, la prioridad la tienen los trabajadores que integran a los sindicatos y los dirigentes sindicales deberán dejar las frivolidades y ya podrán vivir en una hoguera de vanidades, Juan Huerta Pérez, líder estatal de la CTM, hizo pública la preocupación por la posibilidad de no cumplir a cabalidad con el proceso de legitimación de los contratos colectivos de trabajo, en la fecha fatal del 1 de mayo.

Ante esta problemática y el término fatal del primero de mayo, donde sólo tendrán vida individual los contratos colectivos legitimados o en proceso de legitimación, planteó que la solución podría estar en “combinar las consultas de revisiones contractuales con las legitimaciones, y no obligar a los sindicatos a duplicar consultas como actualmente ocurre”.

No debemos dejar pasar por alto -planteó-, que las organizaciones obreras sindicales perdimos más de un año y medio para celebrar asambleas sindicales en preparación para nuestras consultas por la paralización de actividades por la pandemia del COVID-19, pues se prohibieron todo tipo de reuniones masivas, tiempo que no ha sido considerado por nuestras autoridades para efectos de continuar con nuestras consultas.

Resulta pertinente -abundó-, hablar sobre la falsa premisa de la supuesta extensión del plazo para legitimar nuestros contratos colectivos de trabajo, esto derivado de una mala lectura al Acuerdo emitido por el Centro Federal en el sentido de “ampliar” el período para la fecha de las consultas hasta el 31 de julio de 2023; la lectura real de este Acuerdo es que no existe en sí una ampliación al período, puesto que la fecha límite para registrar consultas en la plataforma del Centro Federal sigue siendo el 1ro de mayo de 2023, lo demás únicamente obedece a la dificultad real que hemos atravesado, tantos sindicatos como la propia autoridad en contar con los visores o inspectores necesarios.

FALTAN CONCILIADORES ESPECIALIZADOS EN CONFLICTOS COLECTIVOS LABORALES

El dirigente de la organización obrera mayoritaria en Jalisco, Juan Huerta, expuso además que “se han burocratizado en demasía los trámites sindicales, cayendo incluso en la obstaculización del efectivo acceso de los derechos de negociación y contratación colectiva de los trabajadores; el Centro Federal de Conciliación y Registro Laboral ha demostrado ser un organismo preparado para afrontar los nuevos retos.

“Sin embargo es criticable y mejorable la forma en que ha dado respuesta a las promociones de los trabajadores y sindicatos, pues un trámite tan sencillo como lo es solicitar una constancia de representatividad se ha convertido en una pesadilla burocrática, desde exigencias extra legales como lo son proporcionar un croquis con ubicación geo localizable precisa de la fuente de trabajo de la que se pretende obtener la firma de un contrato, hasta una serie de prevenciones “fantasma” -de temas que sí cumplimentó el sindicato, pero la autoridad pareciere no verlas- que retardan de forma injustificada el procedimiento y deja a los trabajadores invisibilizados, desprotegidos y abandonados en espera de la negociación y firma de su contrato colectivo de trabajo”.

Por otro lado -expuso-, otro reto importante y que resulta conveniente destacar, es la forma en que nuestras autoridades han implementado el nuevo sistema de justicia laboral, específicamente en los conflictos colectivos de trabajo, pues tanto en los Centros Locales de Conciliación como en los Tribunales, tanto federales como locales, esta situación ha pasado de noche y no se le ha dado la seriedad e importancia que merece; en efecto, nuestras autoridades locales (en la mayoría de las entidades federativas) no han previsto y destinado conciliadores especializados en conflictos colectivos laborales, sino que esta situación les ha pasado desapercibida.

En el orden de la conciliación- añadió-, bajo la falsa premisa de que ésta, en materia colectiva, corresponde exclusivamente al Centro Federal de Conciliación y Registro Laboral, no se ha previsto un área especializada en conciliadores de conflictos colectivos, descuidando un área de extremo cuidado para el desarrollo económico estatal -el equilibrio entre el capital y el trabajo en conflictos de huelga- puesto que, en la etapa de pre-huelga, los centros locales de conciliación pueden intervenir en la resolución de conflictos, sin embargo, al no contar con esta delicada especialización, queda un enorme hueco pendiente de cubrir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *