abril 11, 2023 

Cynthia Montaudon Tomas, directora del Observatorio de Competitividad y Nuevas Formas de Trabajo de la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla (UPAEP), explicó que en México, las mujeres representan el 10 por ciento de los puestos directivos en empresas y recalcó que el desarrollo de ellas se ve sesgado hasta por factores biológicos.

La experta detalló que en el país existe “ceguera de género”, como se denomina a una problemática histórica con patrones normalizados que ponen a las mujeres en roles y puestos de cuidado y atención, lo que limita su desarrollo y crecimiento en otras áreas de trabajo. “El 90% de hombres y mujeres tienen algún tipo de sesgo de género”, explicó.

Hasta por cuestiones biológicas, las mujeres son limitadas

Montaudon Tomas aseveró que la discriminación laboral se hace presente de manera visible e invisible, pues está presente en salarios desiguales, faltas de respeto, toma de decisiones entre otros aspectos, y las “tres M” (menstruación, maternidad y menopausia) son factores biológicos que generan discriminación hacia las mujeres.

Durante esas etapas, se utiliza el aspecto hormonal como un argumento para relegar a las mujeres y discriminarlas; las mujeres embarazadas a menudo sufren discriminación, al igual que las madres, quienes son consideradas menos comprometidas con su trabajo por el hecho de ser madres y tener una familia a su cargo.

“En el caso de la maternidad, se han identificado sesgos que discriminan a las mujeres en ciertos trabajos al considerar que su posible embarazo y posterior licencia maternal afectará negativamente al desempeño laboral”, comentó la investigadora y subrayó que la discriminación laboral hacia mujeres sigue siendo una realidad.

Tomando en cuenta las “tres M”, la experta recalcó que el sector de la educación es el más flexible y benévolo con las mujeres, pues les ofrece la posibilidad de trabajo en distintos horarios, a lo largo de todas las etapas de su vida y esos cargos pueden ser en niveles directivos.

Mujeres benefician el ambiente laboral y productividad

La especialista compartió que de acuerdo con el estudio “Mujeres en el trabajo”, se ha observado que en México, la participación de las mujeres se ve reducida a medida que escalan en posiciones jerárquicas y salariales, y a pesar de que en algunos sectores como el de servicios se reconoce su aporte, en otros la mujer está subrepresentada.

Además, señaló que se ha comprobado que la presencia de mujeres en puestos directivos puede mejorar el ambiente laboral y aumentar la productividad; sin embargo, el “techo de cristal” continúa siendo una barrera invisible para las mujeres y llamó a promover igualdad, lo que beneficiará a mujeres, empresas y sociedad en general.

Cynthia Montaudon recalcó que entre las principales preocupaciones de las mujeres profesionistas en México, está en 68 por ciento la falta de reconocimiento por su desempeño, 64 por ciento la desigualdad salarial, 68 por ciento la necesidad de equilibrar carrera y responsabilidades familiares y 69 por ciento el agotamiento y estrés en el trabajo.

“La participación de las mujeres en el entorno laboral no solo es importante desde una perspectiva de equidad, sino también porque los estudios muestran que una mayor participación de las mujeres conduce a un ambiente laboral más agradable”, comentó y recalcó que aunque hay empresas esforzándose por eliminar la desigualdad, aún es un tema latente en México.

Finalmente, la académica de la UPAEP señaló que es vital la existencia de políticas gubernamentales transparentes, que engloben salario e igualdad para hombres y mujeres, y reconoció como alentador el que cada vez haya más mujeres incursionando en campos que se pensaba que eran para hombres, como es el caso de la ciencia y tecnología.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *