Niños y adolescentes son encaminados a comenzar una vida laboral cuando los gastos de la escolarización representan un obstáculo.

Trabajo infantil | Agencia Enfoque 

Alejandra Zárate

México / 08.06.2023
El 95 por ciento de las y los adolescentes entre 14 y 17 años de edad y más del 50 por ciento de niñas y niños de cinco a nueve, trabaja en el sector informal, siendo el agropecuario el que mayormente les da empleo, refiere el Atlás de Trabajo Infantil de Save The Children.

En 2019, 3.3 millones de niñas, niños y adolescentes realizaban trabajo infantil en el país, el estudio revela que la pandemia por covid-19 originó que al menos 180 mil niñas, niños y adolescentes se sumarán a esas filas.

El Atlas revela también que la mayoría de la población trabajadora menor de edad inició entre los 6 y 8 años y al menos el 26 por ciento lo hacen sin recibir remuneración alguna. El trabajo doméstico está contemplado como actividad no remunerada; apenas 7 de cada 10 de quienes realizan trabajo doméstico en condiciones no adecuadas asisten a la escuela.

Aunque los factores que propician el trabajo infantil son diversos, la pobreza se mantiene como el de mayor preponderancia para que una niña, niño o adolescente trabaje, a ello se suma la falta de acceso a la educación y la apertura a la economía informal.

De acuerdo con Save The Children, niños y adolescentes son encaminados a comenzar una vida laboral cuando los gastos de la escolarización representan un obstáculo a la educación; o bien, la escuela se encuentra lejos de la vivienda. También si los padres o madres perciben un nulo o escaso aprendizaje, optarán porque sus hijos e hijas trabajen y contribuyan con el sustento de su propia familia.

El estudio plantea que la falta de centros de cuidado para niñas y niños (como guarderías, centros de atención infantil, estancias, etc.) es otro elemento interviniente que genera que hijas e hijos acompañen a los padres y madres al trabajo y un mayor riesgo de incorporación temprana.

Otra de las causas son los diversos mercados de trabajo que ven en la población más jóven un beneficio o alternativa, entre ellos, la escasez de fuerza de trabajo adulta que hace necesario incorporar a niñas, niños y adolescentes y a mujeres para cubrir esas faltantes.

Por otra parte, los empleadores prefieren contratar a personas menores de edad para abatir al máximo los costos de producción, ya que a ellas y ellos se les paga menos. En ese sentido, el crecimiento de la informalidad significa un riesgo para abrir las puertas al trabajo infantil.

Información publicada en: https://www.milenio.com/politica/comunidad/el-95-de-adolescentes-en-mexico-trabajan-en-sector-informal

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *