Por Carlos Martínez Velázquez

México vive una importante transformación en materia de seguridad social y derechos laborales nunca vista en la historia contemporánea del país, en la que las y los trabajadores son el centro de las políticas públicas, con acciones que buscan justicia social, equidad y bienestar para las familias.

Durante la administración del presidente Andrés Manuel López Obrador, la clase trabajadora ha sido beneficiada con leyes y reformas que garantizan su acceso a una mejor calidad de vida, con salarios competitivos, créditos de vivienda flexibles y baratos, atención en su salud emocional y la posibilidad de ejercer libremente sus derechos sindicales.

En esta lucha por los derechos laborares destaca Luisa María Alcalde, extitular de la Secretaría del Trabajo y actual secretaria de Gobernación, mujer de convicciones y vocación social, que desde el inicio de este gobierno ha demostrado un compromiso inquebrantable con el bienestar de las y los trabajadores mexicanos, por lo que tiene un papel imprescindible en los objetivos de la Cuarta Transformación.

Uno de los principales problemas que enfrentaba el mercado laboral mexicano era el abuso generalizado del outsourcing o subcontratación. Se defendía la necesidad de mantener dicho esquema bajo el pretexto de la competitividad empresarial en un entorno globalizado; sin embargo, quedó en evidencia que sólo favorecía la precarización laboral, la falta de estabilidad, la violación de derechos laborales y la disminución de salarios y prestaciones. Gracias a la capacidad de diálogo y negociación de quien se desempeñó como secretaria del Trabajo desde el inicio de la administración, hoy contamos con una legislación que protege los derechos laborales y promueve la formalización del empleo. Esta ley es fundamental para garantizar que los trabajadores reciban salarios justos, prestaciones adecuadas y seguridad laboral.

Una gran prueba es la constante ocupación, pese a la pandemia de covid-19. Actualmente, México tiene registrados más de 21 millones 800 mil empleos formales, logrando superar, incluso, los niveles previos a febrero de 2020, mes en que inició la contingencia sanitaria en el país.

Como parte de la reforma a la subcontratación, en el Infonavit observamos también un importante incremento en los ingresos de la institución. En 2022, los pagos de las empresas al instituto alcanzaron máximos históricos, con un incremento de 12.2%, frente a lo registrado en 2021, y de 32.6% en relación con 2018. Tan sólo en 2022 se tuvo un ingreso de 304 mil 692 millones de pesos por recaudación. Pero el trabajo de Alcalde no sólo se enfocó en la creación de empleos. Durante las décadas pasadas se tuvo la idea de que no se podía dar un aumento salarial a los trabajadores porque, decían, eso incrementaría la inflación; pero no fue así, desde 2019 se han implementado aumentos graduales y sostenibles en el salario mínimo, lo que ha permitido la recuperación del poder adquisitivo de la clase trabajadora en 90%, esto mejoró la calidad de vida de millones de trabajadores y sus familias, reduciendo la brecha de desigualdad y promoviendo la justicia social.

Además, en esta administración se logró un consenso para impulsar la reforma de ley para mejorar el sistema de pensiones contributivo del país, la cual contempla la reducción de semanas necesarias para alcanzar una pensión mínima garantizada, se incrementan las aportaciones de los patrones en favor de los trabajadores y se modifica la cuota social del gobierno, y se han implementado medidas para mejorar la administración y el funcionamiento de los fondos de pensiones, asegurando que los recursos destinados a este fin sean utilizados de manera eficiente y transparente.

La reforma sindical es otro logro importante. La exsecretaria del Trabajo y Previsión Social impulsó cambios sustanciales para fortalecer la democracia sindical, promoviendo la participación de los trabajadores en la toma de decisiones y garantizando la transparencia en la gestión de los sindicatos.

La propia reforma a la Ley del Infonavit, impulsada por el presidente Andrés Manuel López Obrador, se suma a esta lista de reformas laborales en beneficio de las y los trabajadores. Con esta reforma, el instituto flexibilizó sus productos al permitir el financiamiento de terrenos, la autoproducción de vivienda, el refinanciamiento de créditos, todas estas opciones con cargo al fondo y sin limitar el número de créditos, así como la atención a un sector históricamente olvidado: los trabajadores que no cotizan, pero cuentan con saldo en su Subcuenta de Vivienda. Las viejas prácticas de créditos impagables y creación de viviendas alejadas de las ciudades quedaron atrás.

Este conjunto de reformas son el resultado del diálogo y el consenso entre la iniciativa privada, los sindicatos y el gobierno, privilegiado por una mujer que se ha concentrado en avanzar por el bien de las y los trabajadores, logrando cambios fundamentales para su bienestar; una mujer que, sin duda, seguirá cumpliendo con el mandato de la transformación en su nueva encomienda.

Información publicada en https://www.excelsior.com.mx/opinion/columnista-invitado-nacional/luisa-maria-y-la-transformacion-del-sector-laboral/1594298

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *