5 julio, 2023

Por Fernando Inés Carmona

Orizaba, Ver.- De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) hay más de 3 millones de niños en labores que no son propias de su edad.

Al respecto, César Silva Reyes, dirigente de la Confederación Revolucionaria de Obreros y Campesinos (CROC) en la zona de Orizaba, comentó que este dato no es novedoso en las zonas indígenas debido a que por tradición los niños, en el mejor de los casos, deben de conjugar estudios con trabajo aunque, afirmó, éstos son los menos.

“El trabajo infantil siempre ha existido. Las familias enteras van al trabajo de campo especialmente, ya sea en esa zona o de plano salen a otras partes del país para la pizca de diversos productos del campo especialmente. En ese caso, los niños deben dejar la escuela pues se requiere más dinero que los estudios”, expuso.

Añadió que hay otros menores que se quedan en sus lugares de residencia y apoyan en las labores del campo a sus padres y a la vez estudian, pero por desgracia son los menos, lo que deriva en que posteriormente muchos de ellos prefieran seguir en el campo o en otras actividades que continuar su educación académica.

Según el Inegi, el censo de 2019 muestra que en México había 3 millones 269 mil 395 niñas, niños y adolescentes de 5 a 17 años que desempeñaban alguna actividad económica; de éstos un millón 755 mil 482 estaban en labores que no están permitidas porque ponen en riesgo su salud, afectan su desarrollo o bien se llevan a cabo por debajo de la edad mínima permitida para trabajar, de acuerdo con la Ley Federal del Trabajo.

Dicho estudio señala que los principales motivos por los cuales este grupo etario hicieron algún trabajo económico son “para pagar su escuela y/o sus propios gastos, por gusto o solo por ayudar y porque el hogar necesita de su trabajo”.

De las niñas, niños y adolescentes ocupados, casi la mitad ganan hasta un salario mínimo, seguidos por aquellos que no reciben un ingreso.

Las niñas y niños que trabajan lo hacen principalmente en actividades agrícolas, ganaderas, forestales, caza y pesca, en la minería, la construcción, la industria y en el comercio.

Además, de la población infantil de 5 a 17 años que no asiste a la escuela, 26 por ciento trabaja en ocupación no permitida, 2 por ciento en ocupación permitida y 72 por ciento no trabajan. Los principales motivos por lo que no asisten a la escuela son: la falta de interés, aptitud o requisitos para ingresar a un plantel (35 por ciento), por enfermedad, accidente y/o discapacidad (16 por ciento) y la falta de recursos económicos (13 por ciento).

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *