Por Blanca Juárez

Miércoles 06 de Septiembre de 2023 

La naciente lucha para reconocer los síntomas incapacitantes asociados a la menstruación en la legislación laboral estuvo cerca de perder su primera batalla en la Cámara de Diputados. Tras un primer proyecto de dictamen en sentido negativo, diversas legisladoras lograron mantener abierto el análisis.

Digamos que estamos en empate. La Junta Directiva de la Comisión del Trabajo y Previsión Social de la Cámara de Diputados estaba a punto de desechar las iniciativas para crear los permisos laborales menstruales. Pero las diputadas promoventes lograron rescatar los proyectos para que sean puestos a discusión.

“Los síntomas ocasionados por el período menstrual nunca se han considerado como un motivo de incapacidad a tal grado de justificar la ausencia de una mujer en su lugar de trabajo”, señala la diputada Ana Laura Bernal Camarena (PT) en la exposición de motivos de su iniciativa.

Su proyecto fue uno de los rechazados en primera instancia, así como los que presentaron por separado las diputadas Elva Agustina Vigil Hernández (Morena) y Diana Estefanía Gutiérrez Valtierra (PAN).

El 24 de agosto en reunión ordinaria, Manuel Baldenebro Arredondo (Morena), presidente de la Comisión del Trabajo, presentó al pleno de ese órgano un dictamen en sentido negativo sobre “las iniciativas con proyecto de decreto en materia de permisos para personas trabajadoras menstruantes”.

Sin embargo, él mismo informó que las diputadas promoventes pidieron “continuar con el análisis de la iniciativa, por lo que, atendiendo a su solicitud, se pospone su discusión”.

Las legisladoras han ganado un poco de tiempo para crear estrategias y organizar un movimiento que apoye sus iniciativas. Y aunque el diputado Manuel Baldenebro se refirió sólo a esos tres proyectos de reforma a las leyes laborales, en la comisión existen cinco más.

En México, las mujeres representan el 51.4% de la población. De ellas, cerca del 62% se encuentra en edad menstruante, de acuerdo con la Primera Encuesta Nacional y Estatales Menstruación Digna: Adolescentes, mujeres adultas y personas menstruantes en México, elaborada por Essity, la Colectiva Menstruación Digna México y Unicef.

¿Qué dicen las iniciativas en cuestión?

Muchas mujeres y personas con capacidad de menstruar presentan dismenorrea, es decir, fuertes dolores pélvicos, abdominales y/o de espalda. Sin embargo, la naturalización de este suplicio ha impedido que se cuente con datos oficiales sobre las condiciones generales en las que sangramos cada mes.

La dismenorrea “puede ser debilitante. Los estudios muestran que es un problema ginecológico importante entre mujeres de todo el mundo, que contribuye al ausentismo escolar y laboral, al tiempo que disminuye la calidad de vida”, informa el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA, por sus siglas en inglés).

Algunas trabajadoras con dolores graves, señala la diputada Ana Laura Bernal, “desearían poder ausentarse de su lugar de trabajo o, como mínimo, tomar un descanso de sus actividades laborales para así hacer frente a los síntomas y a las molestias que son propias del período menstrual”.

Ella propone otorgar un permiso de un día laboral con goce de sueldo a quienes justifiquen que por los síntomas de su menstruación no pueden cumplir con sus obligaciones laborales.

La diputada Elva Vigil (Morena), por su parte, propone reformar el artículo 165 y adicionar el artículo 165 Bis a la Ley Federal del Trabajo (LFT) para establecer que “las personas trabajadoras menstruantes tienen derecho a escoger un día de descanso con goce de sueldo”. Esa jornada se podrá extender presentando un certificado médico que lo justifique.

Bajo estas dos iniciativas, los permisos serían efectivos sólo para las personas trabajadoras en la iniciativa privada. En cambio, la iniciativa de la diputada Ana Laura Valenzuela Sánchez (PAN) abarca también a las personas que laboran al servicio del Estado. Además, propone una licencia de tres días al mes con goce de sueldo.

Tan ciertos como una enfermedad

Hay que repensar la menstruación, sostiene la diputada federal de Morena, Elva Vigil. Es un proceso normal, pero “que impacta los derechos humanos de las personas menstruantes”, señala en la argumentación de su iniciativa.

De acuerdo con la información que presentan las tres legisladoras y según la Mayo Clinic (institución de salud y dedicada también a la investigación), algunos de los síntomas que se viven en el periodo premenstrual y menstrual y que afectan la vida laboral pueden ser:

  • Calambres abdominales
  • Dolor de espalda
  • Dolor articular o muscular
  • Mamas hinchadas y adoloridas
  • Dolor de cabeza
  • Fatiga
  • Náuseas, vómito
  • Desmayos
  • Diarrea o estreñimiento
  • Irritabilidad
  • Tensión o ansiedad
  • Estado de ánimo deprimido
  • Episodios de llanto
  • Insomnio
  • Aislamiento social
  • Problemas de concentración

Sentir todo eso “genera un impacto físico, psicológico y social” que pueden imposibilitar a las mujeres y otras personas con capacidad de menstruar “para realizar sus actividades de manera regular, solo por una cuestión biológica que se tiene desde el nacimiento”.

La diputada Ana Laura Valenzuela (PAN) hace alusión en su iniciativa al derecho a la salud, así como a la obligación de los centros laborales de observar la seguridad y salud en el trabajo.

Sin embargo, como apunta la diputada Ana Laura Bernal (PT), a pesar del inmenso dolor que experimentan miles de mujeres y otras personas con capacidad de menstruar “no se les ha permitido faltar a sus lugares de empleo”.

Por el contrario, se les ha tratado de exageradas, sensibles, hormonales, agrega. “Nuestros síntomas son tan ciertos como los de cualquier otra enfermedad”, y aunque la menstruación no es un padecimiento, sí está asociada al síndrome premenstrual, el síndrome de ovario poliquístico y enfermedades como la endometriosis.

Información publicada en: https://www.eleconomista.com.mx/capitalhumano/Diputadas-logran-mantener-con-vida-la-discusion-para-crear-las-licencias-menstruales-20230905-0083.html

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *