Por Judith Amador Tello

martes, 3 de octubre de 2023 

CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).– Trabajadores de Radio Educación (RE), la emisora pública que comenzará este septiembre a celebrar su aniversario cien con un año de actividades, va por la fundación de su primera organización sindical independiente.

Ello, luego de haber pertenecido por décadas al Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) y, tras la creación de la Secretaría de Cultura (SC) en 2015, a las agrupaciones gremiales de ésta.

No es un parto terso: Aunque la mayor parte de la plantilla laboral optó por agremiarse a este nuevo organismo, llamado Sindicato Nacional de Trabajadores y Trabajadoras de Radio Educación (Sintra), otros empleados prefirieron mantenerse en los de la SC como el Nacional Democrático (SNDTSC) y el Independiente (Sinitsec), y hay también abiertos oponentes a su fundación.

Aquí se recogen las voces de Lourdes Garzón, quien lleva décadas laborando en la emisora y llegó a ser secretaria de la Delegación del SNTE correspondiente a RE y es ahora secretaria de Trabajo y Conflictos del naciente sindicato, encabezado por Ángeles Medina. Asimismo, la de Fabiola González, analista de producción, con décadas de servicio y trabajo sindical en su haber, afiliada al Sinitsec.

Ambas coinciden en señalar que la radioemisora instituida por José Vasconcelos hace casi 99 años, atraviesa por una crisis en varios sentidos: la primera, económica, derivada de años de disminución presupuestal acentuada por las políticas de “austeridad republicana” del gobierno de la 4T, y que ha provocado rezagos en la renovación tecnológica y técnica, entre otras carencias; bajos salarios que en promedio rondan apenas los 8,200 u 8,500 pesos mensuales; y un contenido que la acerca más a una radio gubernamental u oficialista que pública.

Según datos publicados hace un año por el analista de medios Jorge Bravo (ahora colaborador de Proceso) de 2016 a 2018, RE mantuvo un ritmo de incrementos de 55.5 millones de pesos (mdp), a 76.2 y 85.6. Para 2019  disminuyó a 76.2, subió a 80.9 en 2020, luego bajó a 77.1 en 2021, se recuperó en 2022 con 79.2 y para este 2023 se solicitaron 82.4. 

Información de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público indica que se le autorizaron, finalmente, 86.41 mdp en 2023, y en el Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación para 2024 se está solicitando un incremento de 0.19%, con lo cual tendría 86.57 millones.

Viejo anhelo

Garzón relata que desde los años noventa, trabajadores de la radiodifusora deseaban constituir un sindicato enfocado a la especificidad de su trabajo. Con la creación de la SC regresó la inquietud porque el grueso de los trabajadores se sumó al Sindicato Democrático, pensando que podría tener un gran campo de acción, como cuando estuvieron en el SNTE, que además formaban parte de la disidencia y tuvieron varios logros.

Sólo que se sumaron también de otras áreas como Culturas Populares, Bibliotecas, Derechos de Autor, Centro Nacional de las Artes e incluso de los institutos nacionales de Antropología e Historia (INAH) y de Bellas Artes (INBA), que son desconcentrados, como RE.

 El problema es la especificidad de las materias de trabajo de la radio (guionistas, productores, musicalizadores, locutores, técnicos y administrativos, entre otros), con respecto, por ejemplo, al INAH e INBA, cuyas Condiciones Generales de Trabajo son distintas y su modelo de tabulador salarial es el de la educación superior, como en la UNAM.

Comenzaron a avanzar en su proyecto, cuenta, pero la pandemia de covid-19 retrasó los planes. Sin embargo el pasado 31 de agosto, en asamblea realizada en las propias instalaciones de RE, constituyeron el Sintra. La secretaria de Trabajo dice que RE cuenta con 200 trabajadores, 20 son de confianza y hay 137 en activo, de los cuales 100 decidieron incorporarse a “esta nueva etapa en el sindicalismo de Radio Educación”.

         –¿En esa asamblea les hicieron la Toma de Nota (documento que da fe de las elecciones de un comité directivo y la creación de un sindicato)?

–Bueno, la creación de un sindicato lleva varios pasos, el primero es la asamblea, en la cual los trabajadores declaran su afiliación renunciando, incluso de manera escrita, al sindicato anterior. Luego se deben entregar todos los documentos y solicitud de registro ante el Tribunal Federal de Conciliación y Arbitraje, lo cual ya hicimos, y de ahí empieza a correr el tiempo para que nos otorguen o no (porque puede ser) el registro. Nosotros estamos confiados en que cumplimos con todas las características que señala la ley para que esto pueda ocurrir.

–¿Hubo problemas con quienes no quisieron sumarse? ¿Hay luchas intestinas?

–En realidad la gente que se quedó en el Sindicato Democrático nos comentaba que tienen dudas, y si no pudiste convencerles con los argumentos, no tiene ningún sentido estarlos molestando o acosando, no creemos que debamos hacerlo, somos adultos, somos profesionales, somos gente de compromiso, entonces finalmente ahí está nuestra propuesta. 

De mafias y vicios

Luego de considerar que RE atraviesa también por la crisis cultural, de desdén a la cultura, y por ello se está convirtiendo de una radio pública a una radio de gobierno, por no decir de Estado, en la cual el gobierno en turno impulsa sus programas y contenidos, Fabiola González evoca parte de la historia del sindicalismo de la emisora.

         Recuerda cuando uno de los productores, el compositor Marcial Alejandro, se puso en huelga de hambre para lograr que fuera basificado el grueso de sus trabajadores. Ella considera un error haber dado base a trabajadores como locutores y productores, porque “se volvieron una mafia” que hasta la fecha no permite que nadie más entre a esa estructura.

Asimismo considera que las últimas direcciones de RE, a cargo de Gabriel Sosa Plata al inicio del gobierno de la 4T y en la actualidad Jesús Alejo Santiago, han sido erráticas. Asegura incluso que Alejo fue nombrado por su amistad con la titular de la SC, Alejandra Frausto.

A decir de la analista, el nuevo sindicato que –pone acento– no cuenta con la Toma de Nota, logró constituirse porque el abogado laboral Arturo Alcalde (padre de la secretaria de Gobernación María Luisa Alcalde Luján), quien ha trabajado cercanamente con los trabajadores de RE, ha sido “un facilitador”, les ha dado “un espaldarazo”. Comparte un video donde el abogado celebra el nacimiento de la nueva organización gremial, porque se trata de tener “una entidad propia, un sindicato democrático, transparente, que elija a sus representantes por voto secreto, directo, que rinda cuentas y que, finalmente, defienda sus derechos”.

Pero González considera que de lo que se trata es de entregarles la emisora. A modo de ejemplo, dice que hay alrededor de 130 ó 140 trabajadores de base, y hay 22 bases libres debido a fallecimientos durante la pandemia de covid-19 que no han sido reasignadas porque la organización gremial quiere asignarla entre sus miembros, “están acostumbrados a dárselas entre ellos, por dedazo”.

Denuncia también que hay una suerte de nómina alterna, mediante la cual se paga de forma discrecional y sin tabulador reglamentado y trasparente, a los trabajadores que conformaron esa agrupación, y con ello logran un aproximado de 30 a 60 mil pesos mensuales extra a su nómina oficial.

Al respecto Garzón dice que esas compensaciones no son secretas, se llaman Servicios Adicionales Compensados, y se le dan a quienes, una vez que han cubierto sus tareas y horarios asignados por base, se quedan a realizar otros trabajos como guiones, musicalizaciones, opiniones en los noticiarios, entre otros; se crearon en la dirección de Antonio Tenorio como un paliativo ante los bajos salarios. Para realizar estos trabajos extra es necesario que sean invitados por los productores.

Información publicada en: https://www.proceso.com.mx/cultura/2023/10/3/radio-educacion-busca-su-propia-organizacion-sindical-316020.html

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *