2 noviembre, 2023 

El cuidado de las infancias es uno de los principales motivos por los que las mujeres mexicanas no acceden a un mejor salario, de acuerdo con Claudia Goldin, Premio Nobel de Economía

La brecha salarial de género se define como la diferencia entre el promedio de ingresos de los hombres y de las mujeres en relación con el promedio de los ingresos de los hombres, de acuerdo con la ONU Mujeres. En el caso de México, durante 2022 el ingreso promedio trimestral de los hombres (de 15 a 49 años) fue de 29 mil 285 pesos; mientras que el de las mujeres fue de 19 mil 081 pesos, según la más reciente Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de los Hogares. 

Esta diferencia de más de 10 mil pesos se vuelve todavía más dramática si revisamos la brecha salarial que existe entre los hombres y mujeres con dos hijos menores de edad. En el caso de los hombres, el salario sube a 38 mil 168 pesos trimestrales, mientras que el de las mujeres baja a 20 mil 711 pesos.

Estos datos coinciden con lo expuesto por Claudia Goldin, Premio Nobel de Economía, quien demostró que la mayor parte de la diferencia de ingresos que se da entre hombres y mujeres en la misma ocupación surge en gran medida con el nacimiento del primer hijo. La necesidad de hacerse cargo del cuidado de las infancias, obliga a muchas mujeres a tomar empleos de medio tiempo, que son menos remunerados que los de tiempo completo. 

A decir de la ONU Mujeres, “existe aún en la sociedad un muy desigual reparto de los trabajos no remunerados de cuidados, que son realizados en su mayor parte por las mujeres, lo que limita su disponibilidad de horas para realizar un trabajo remunerado”. 

Además, señala que las administraciones y las empresas no ofrecen ayudas y posibilidades de conciliar, por ejemplo, a través de más servicios públicos de cuidados de menores y personas mayores, limitando la disponibilidad horaria de las mujeres y los hombres. 

Otra de las razones detrás de la brecha salarial, explica la organización internacional (con base en datos de la CEPAL), es que las mujeres realizan trabajos por cuenta ajena que están asociados a los trabajos de cuidados, los cuales, al mismo tiempo, se encuentran fuertemente feminizados: “La sociedad patriarcal, que percibe estos trabajos como asociados a la dedicación, el amor, la vocación y la entrega, entendidas como la antítesis del dinero, y por ello son menos remunerados. De hecho, la progresiva masculinización de empleos como el de cocinero o peluquero, contribuyen a aumentar su valor social y, en consecuencia, sus salarios”. 

De acuerdo con el estudio realizado en conjunto por Segob, Conapred y la CEPAL, la brecha salarial en México persiste con posiciones ocupacionales y escolaridades similares; hasta 2020, los hombres recibían en promedio un ingreso laboral por hora trabajada 34% mayor al de las mujeres. 

TRES HIJOS Y 20 MIL PESOS MENOS

Según crece el número de hijos, la brecha salarial se extiende más y más entre hombres y mujeres. De acuerdo con el INEGI, en 2022 una mujer con tres hijos en México ganó casi 20 mil pesos menos que un hombre con tres hijos. La ignorancia de los empleadores, la autominusvaloración, los trabajos socialmente menos valorados y los peores empleos y tiempos parciales para las mujeres son algunas de las causas, según la ONU Mujeres.

Información publicada en: https://www.maspormas.com/cdmx/brecha-salarial-de-genero-los-10-mil-pesos-que-nos-separan/

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *