Por la Red de Mujeres Sindicalistas

La salud laboral es vital para el bienestar de las personas trabajadoras, analizarla desde un enfoque de género, nos permite identificar los impactos diferenciados que la organización de los procesos de trabajo tiene en la salud física y emocional de las y los trabajadores.

En ocasión del Día Mundial de la Seguridad y Salud en el Trabajo, abordaremos la salud ocupacional y la relación de género; examinaremos algunas leyes vigentes que buscan entender esta problemática.

De acuerdo con la Organización Internacional del Trabajo, cada año mueren millones de hombres y mujeres por accidentes de trabajo y las enfermedades profesionales. En el mundo se producen anualmente 270 millones de accidentes de trabajo y 160 millones de enfermedades profesionales, lo que nos muestra el desafío a nivel global.

Partiendo de que la salud laboral es un derecho humano fundamental, que analizada a la luz de la realidad en México y desde la perspectiva de género, tendremos resultados negativos diferentes.Las condiciones de trabajo precarias, las largas horas de trabajo, la exposición a sustancias tóxicas, movimientos repetitivos, manipulación de objetos, las formas de organización del trabajo, la falta de protección industrial, la violencia laboral y la discriminación de género son problemas que afectan a las mujeres trabajadoras, que impactan sus trayectorias laborales y su calidad de vida. Las desigualdades de género a lo largo de la historia han afectado negativamente la salud física, mental y emocional de las mujeres, limitando su desarrollo y bienestar.

Analizar la salud laboral desde una mirada de género es decisivo para entender los desafios en esta materia.  La doble o triple jornada de trabajo, las tareas del cuidado y del hogar, la violencia familiar y el hecho de que un porcentaje importante de mujeres son las responsables directas del sustento familiar, son factores determinantes al momento de analizar el impacto diferenciado en la salud física y mental. 

Además, a estos factores, las trabajadoras enfrentan riesgos laborales específicos debido a la segregación ocupacional, la brecha salarial, la sobrecarga de trabajo no remunerado y la falta de oportunidades de desarrollo profesional. La violencia y el acoso en el lugar de trabajo son problemas que también amenazan la salud y el bienestar de las mujeres.

En México, se han promulgado leyes y normativas que buscan proteger la salud laboral de las mujeres, ejemplo de ello es la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, que establece mecanismos para prevenir, atender y erradicar la violencia laboral y el acoso sexual en el ámbito laboral. Se ha ratificado el Convenio 190 de la Organización Internacional del Trabajo, sobre violencia laboral y acoso sexual, así como la disposición en la Ley Federal del Trabajo, de que los patrones con los sindicatos deben crear protocolos contra la discriminación y la violencia.

A pesar de estas leyes, persisten desafíos en su implementación y cumplimiento efectivo. Es necesario fortalecer los mecanismos de supervisión y sanción, así como promover la sensibilización y capacitación sobre la importancia de la salud laboral desde una perspectiva de género. Además, es fundamental fomentar la constante participación de los empleadores y sindicatos para garantizar entornos de trabajo seguros y saludables para todas las trabajadoras. Garantizar la salud laboral para todas las personas trabajadoras, y en particular para las mujeres aún representa un reto en México.

Por ello, es que la Red de Mujeres Sindicalistas considera fundamental que se reconozca y aborden las desigualdades y riesgos específicos que enfrentan las mujeres en el ámbito laboral. La implementación efectiva de las leyes vigentes, el fortalecimiento de los mecanismos de supervisión, como lo es la inspección laboral y la sensibilización son pasos clave para lograr una salud laboral integral y apegada a los derechos humanos. Solo a través de un enfoque integral y colaborativo entre todos los actores del mundo del trabajo, avanzaremos en construir entornos laborales seguros y saludables para todas las trabajadoras en México

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *