Por la Red de Mujeres Sindicalistas

El 10 de mayo representa una fecha especial para reflexionar la situación que enfrentan las madres trabajadoras en México y reconocer su invaluable contribución al desarrollo económico y social a través del trabajo remunerado y no remunerado que realizan

Datos publicados por el INEGI[1], a propósito del Dia de la Madres del 2024, señalan que la tasa de participación económica de las madres de 15 años y más fue de 46.1%, si se compara la situación de los hombres, la cifra pasa hasta el 76%. Estos porcentajes pueden reflejar la falta de acceso a oportunidades, las desigualdades laborales, la brecha salarial, la discriminación entre otros factores que afectan la participación de las madres en el mercado laboral.

Entre estos datos, destaca también el hecho de que 3 de cada 10 madres que trabajan son jefas de familia y posiblemente el único sostén económico de sus hogares. El porcentaje salarial que perciben las mujeres jefas de familia varia, el 46.7% ganó hasta un salario mínimo, 31.3% recibió más de un salario y hasta dos salarios mínimos. Solo 6.9 % percibió más de dos y hasta tres salarios mínimos y 3.8 %, más de tres. Si esto se traslada a montos, según mismos datos del INEGI, los hombres reciben un salario promedio de $7,780 pesos mexicanos, mientras que las mujeres con un salario promedio de $6,900 pesos mexicanos. Las diferencias son visibles.

Cabe señalar, que de los datos publicados por el INEGI, el 54.1 % de las madres encuestadas señalaron que no buscaban trabajo porque no tenía quién cuidara a sus hijos pequeños, ancianos o enfermos, 11.3 % pensaba que por su edad o por su aspecto no la aceptarían en un trabajo, 10.8 % esperaba recuperarse de una enfermedad o accidente, 7.3 % en su localidad no había trabajo o solo se realizaba en ciertas temporadas del año, y 16.5 % respondió otra razón.

Como demuestran los datos publicados ser madre trabajadora en México implica enfrentar una serie de desafíos y responsabilidades. Conciliar las responsabilidades familiares y del hogar con las cargas laborales, enfrentar condiciones de trabajo precarias e inestables con bajos salarios, recorrer largas distancias entre el centro de trabajo y el hogar, incluso enfrentar largas jornadas de trabajo con la ampliación del teletrabajo son algunos de los retos que las madres trabajadoras enfrentan día a día.

Los datos del INEGI también exponen la discriminación por edad, apariencia y pertenencia a alguna etnia, que siguen siendo hoy limitantes para el acceso a un trabajo digno. Es importante señalar que muchas de las madres que laboran en el sector de la economía informal, no cuentan con acceso a la seguridad social. Enfrentar condiciones de trabajo precarias está también llevando a las mamás trabajadoras a un problema de salud mental, afectando su bienestar emocional y físico, aunado al exceso de las cargas laborales y de cuidados.

En la Red de Mujeres Sindicalistas hemos trabajado en promover la reforma a la Ley federal del Trabajo, que benefician a las mujeres en general, y protegen los derechos laborales de las que han decidido maternar. Por ejemplo, estas reformas han modificado la Ley Federal del Trabajo que ha establecido disposiciones como la licencia de maternidad remunerada, la protección contra la discriminación y el despido injustificado por motivo de maternidad, y la flexibilidad en los horarios de trabajo para facilitar la conciliación familiar. Estas reformas han sido un paso importante hacia la garantía de derechos laborales que buscan construir un mundo laboral en igualdad de condiciones en la distribución de las responsabilidades familiares para las madres trabajadoras.

Sin embargo, a pesar de estas reformas, aún existen desafíos en su implementación y cumplimiento efectivo. Muchas madres trabajadoras enfrentan obstáculos para acceder a empleos formales con la garantía del respecto a sus derechos laborales. Avanzar en política publicas en torno a los cuidados con la participación de los empleadores y el estado, representan sin duda uno de los retos más importantes en los cuales se debe legislar, a fin de que las mujeres trabajadoras tengan condiciones de igualdad tanto en el acceso como en la permanencia en el trabajo.

En el Día de las Madres, hay que romper los estereotipos de las mujeres abnegadas que se les festeja un día y después retornar a la cotidianeidad llena de discriminación y violencia. Es importante reconocer y valorar la contribución al desarrollo económico y social del país que realizan las madres trabajadoras. Trabajando por políticas y prácticas que faciliten su participación plena e igualitaria en el mundo del trabajo, y fomentando una política laboral que garantice, respete y valore su aportación al desarrollo del país como generadoras de la reproducción social y laboral.

La RMS seguirá trabajando en la implementación efectiva de las reformas laborales y la promoción de la igualdad de género en el ámbito laboral. Solo a través de un compromiso continuo y colectivo podremos crear un entorno laboral más justo, digno e igualitario para todas las madres trabajadoras en México.


[1] Inegi, Estadísticas a propósito del Dia de la Madre, Comunicado de Prensa 289/24

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *