Las reformas laborales de 2019 y el T-MEC crean oportunidades para democratizar las relaciones laborales.

Los cambios establecen procedimientos y herramientas para que los trabajadores sean parte de las decisiones en los centros de trabajo y en los sindicatos.

El voto libre, personal, secreto y directo es clave para fortalecer la democracia sindical.