Violencia política contra las mujeres en los sindicatos: Un desafío para la democracia en México.

La violencia política sindical contra las mujeres por razones de género es un fenómeno social, político y cultural que atenta contra la seguridad y salud de las mujeres trabajadoras por su condición de ser mujeres.

Por Claudia Domínguez Hernández

Entre los movimientos sociales más significativos de la modernidad se encuentra el feminista que, como todo movimiento, va evolucionando e identificando demandas específicas a partir de hacer visibles las bases sobre las que se sostiene el sistema patriarcal, entre las que se encuentra la opresión de las mujeres en todos los ámbitos de su vida, tanto en lo privado como en lo público. Este sistema profundiza la desigualdad entre hombres y mujeres y con ello promueve un acceso diferenciado a los derechos humanos y laborales. En este sentido, ese sistema tiene efectos diversos, y uno de ellos es el de la violencia contra las mujeres por razones de género, que a su vez se traduce en una causa que impide que las mujeres accedan en pleno goce y disfrute a sus derechos, al nunca haberlos tenido o verlos disminuidos en el ámbito familiar, laboral y en cualquier otro, con lo que se genera un obstáculo real a la democracia sindical y a una justicia social.

La violencia política sindical contra las mujeres por razones de género es un fenómeno social, político y cultural que atenta contra la seguridad y salud de las mujeres trabajadoras por su condición de ser mujeres. El presente trabajo tiene el objetivo de aportar elementos de cómo esa violencia es un obstáculo para la democracia sindical, la libertad de sindicalización y una clara traba que enfrentan las mujeres sindicalistas durante la contienda o el desempeño de un cargo de dirección sindical.

Se presenta primero un panorama del conocimiento que da cuenta del abordaje internacional y nacional de este fenómeno que ha generado incluso la evolución de tratados internacionales y normativas específicas en ambos ámbitos. Posteriormente, en el segundo capítulo, se desarrolla un marco conceptual fundamentado en aspectos del pensamiento crítico sustentado por las teorías de los derechos humanos, género y feministas, e identifica el alcance de la aplicación normativa que protege los derechos humanos laborales de las mujeres sindicalistas, tanto individuales como colectivos.

Un tercer apartado titulado: El impacto de la violencia política sindical contra las mujeres por razones de género y los desafíos para las secretarias generales, da cuenta de los retos que se deben enfrentar para lograr la democracia sindical, porque sin democracia no hay igualdad y sin igualdad no es posible erradicar la violencia contra las mujeres trabajadoras por el hecho de ser mujeres y, más aún, no se podrá erradicar la violencia política contra las mujeres por razones de género. En este mismo apartado se presenta un inciso de buenas prácticas y acciones afirmativas.

Para finalizar, el documento contiene un inciso con la propuesta de una agenda para promover la participación de las mujeres en el mundo sindical que incluye algunos puntos para prevenir, atender y erradicar la violencia política sindical contra las mujeres.

Es muy importante señalar que este artículo está también sustentado en testimonios clave de mujeres trabajadoras sindicalistas de quienes hemos resguardado sus nombres, se transmite con fidelidad su voz y su palabra, esperando que quien lee pueda vincular la realidad con el fenómeno internacional y nacional que aquí se analiza y en conjunto podamos erradicar en la práctica la violencia política sindical contra las mujeres en el mundo del trabajo.

Compartir