Mina inundada en Coahuila, con subcontratación, prestanombres y más

La mina El Pinabete, en Sabina, Coahuila, donde 10 trabajadores quedaron atrapados, funcionaba con un esquema de subcontratación, así como falta de seguridad social y un presunto prestanombres como dueño, entre otras anomalías

Por Redacción Ángulo 7

18 agosto, 2022

La mina El Pinabete, en Sabina, Coahuila, donde 10 trabajadores quedaron atrapados, funcionaba con un esquema de subcontratación, aunque está prohibido, así como falta de seguridad social y un presunto prestanombres como dueño, entre otras anomalías.

Durante la conferencia matutina de este día, el presidente Andrés Manuel López Obrador reveló que se detectó una práctica de subcontratación en los convenios firmados con la Comisión Federal de Electricidad aún cuando se especifica que esto está prohibido.

“Hay un contrato de la Comisión Federal de Electricidad porque es una zona que vive de la explotación del carbón, pero el contrato establece que no se puede subcontratar y además que se deben de cumplir una serie de requisitos, que en este caso no se cumplieron. Entonces, está la investigación abierta”, dijo al respecto el mandatario.

El derrumbe e inundación de la mina el Pinabete dejó atrapados en su interior a 10 mineros por lo que los trabajos de rescate continúan.

Irregularidades en mina

Asimismo, se supo que el nombre que aparece en los registros de propiedad de la mina son de un joven, que no es el verdadero dueño y que estaría fungiendo como prestanombres de los verdaderos propietarios.

Según la organización Familia Pasta de Conchos, la persona de nombre Cristian “que registró trabajadores a su nombre es un muchacho del pueblo que tontamente aceptó ser prestanombres. Su esposa hace rifas en Facebook y su madre es trabajadora de una maquiladora, por lo que no es el dueño, ni socio, ni aliado en el Pinabete”, expresaron a través de sus redes sociales.

De igual manera, señalaron a tres personas que habrían recibido más de 350 millones de pesos en contratos con la Comisión Federal de Electricidad, por lo que piden que sean ellos los que se hagan cargo de los gastos millonarios del rescate de los mineros que continúan atrapados en la mina.

Además, se supo que la concesión jamás debió entregarse porque suponía riesgo desde el principio ya que la mina colapsada e inundada se encuentra al lado de otra que tiene más de 20 años abandonada y que acumuló un extenso volumen de agua.

Según las estimaciones, los trabajadores atrapados pudieron haber dañado alguna pared de conexión entre ambas minas lo que provocó la inundación y colapso.

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *