Se requieren cambios para incluirlas en los gremios

Jared Laureles

Periódico La Jornada

Lunes 17 de octubre de 2022, p. 9

En las grandes centrales obreras, que por décadas han permitido a varones encabezar distintos gremios, la participación de las mujeres sindicalistas “es casi inexistente”, pese a la lucha que han dado durante años.

Sólo ocho de cada 100 mujeres representan a organizaciones gremiales en México, señala un estudio de la Red de Mujeres Sindicalistas. Subraya que su presencia en las distintas carteras que conforman los comités ejecutivos de las agrupaciones, particularmente presidencias y secretarías generales, “es minoritaria”.

El documento Violencia política contra las mujeres en los sindicatos, elaborado por Claudia Domínguez Hernández, profesora-investigadora de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México (UACM), advierte que “se atenta contra la seguridad y salud de las trabajadoras, por lo que puede ser investigado, sancionado y, en su caso, exigir la reparación del daño por la vía administrativa, penal y laboral”.

Sostiene que México cuenta con un amplio marco jurídico vinculante que protege los derechos humanos laborales de las sindicalistas, tanto individuales como colectivos; tal es el caso de tratados internacionales que obligan al Estado a garantizar el derecho de las mujeres a vivir libre de violencia, como lo son la Ley Modelo Interamericana, el de la CEDAW, la dictada en Belem do Pará, además de la Convención de Viena, en su parte III, y la Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra la Mujer.

En México, el nuevo modelo laboral exige a las organizaciones sindicales que en sus estatutos se establezca que las mujeres trabajadoras pueden contender y desempeñar cargos en la directiva sindical, lo que es un paso para facilitar su participación en ese ámbito.

El informe señala que la paridad no es suficiente y se requieren cambios estructurales que aseguren el ejercicio libre del encargo político, sin discriminación ni violencia contra ellas.

“¿Por qué se da esa violencia? Porque la lógica de la política sindical responde aún al sistema patriarcal y sus reglas, sus estereotipos y a la concepción de la división sexual del trabajo, en donde incluso las mujeres se vuelven instrumento de violencia contra otras para apoyar a hombres…”, expone el testimonio de una sindicalista en el estudio.

Al citar datos oficiales, las mujeres tienen presencia en 275 secretarías generales, 39 en federaciones y en una confederación. En contraste, los hombres encabezan 2 mil 891 sindicatos, 493 federaciones y 46 confederaciones.

“La ausencia de liderazgo de ellas en el sindicalismo ha provocado su exclusión y marginación”, enfatiza el documento.

Información publicada en: https://www.jornada.com.mx/2022/10/17/politica/009n1pol

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *