Jared Laureles

Periódico La Jornada

Viernes 30 de diciembre de 2022

Obstaculizar o interferir en consultas sindicales, despedir o tomar represalias contra trabajadores por su afiliación sindical y favorecer a un gremio y obstruir a otro en la disputa de un contrato colectivo de trabajo (CCT) son algunas de las principales causas que han detonado las cinco quejas laborales en el contexto del T-MEC.

Según un balance de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS), todas las quejas han sido atendidas sin paneles arbitrales ni sanciones arancelarias o bloqueos a las exportaciones.

Sólo el caso Tridonex en Matamoros, Tamaulipas, no se aceptó, indicó la dependencia. En tanto, las otras cuatro quejas se han resuelto mediante mecanismos de reparación, entre ellas la de Manufacturas VU. No obstante, denunció la Liga Sindical Obrera Mexicana (LSOM), esta empresa con sede en Coahuila ha incumplido los compromisos, por lo que se podría reactivar el conflicto.

Como informó este diario en noviembre pasado, la LSOM prepara una segunda queja al amparo del Mecanismo Laboral de Respuesta Rápida (MLRR), debido a que la compañía de autopartes se niega a negociar un nuevo CCT, además de que se sigue reprimiendo a los trabajadores que expresan su apoyo a la liga.

El MLRR es un instrumento exclusivo para posibles violaciones a la libertad sindical y negociación colectiva. “Basta con la presunción de denegación de derechos para que se active”, señala la STPS. De ser el caso, los panelistas de los países integrantes del T-MEC pueden visitar los centros de trabajo para recabar información.

Las organizaciones sindicales independientes han sido las principales en promover el mecanismo laboral. El Sindicato Nacional Independiente de Trabajadores de Industrias y de Servicios, Movimiento 20/32 ha presentado tres quejas en el contexto del TMEC: Tridonex, Panasonic y BBB Industries, esta última aún en investigación.

El Sindicato Minero, que encabeza el senador Napoleón Gómez Urrutia, también presentó una queja contra Teksid y ocho años después logró que la empresa lo reconociera como titular del CCT. Está en trámite una queja más por la huelga en Sombrerete. Otra queja se dio en General Motors de Silao, donde se anuló una votación debido “al robo de material electoral” e irregularidades para legitimar el CCT. El Sindicato Independiente Nacional de Trabajadores y Trabajadoras de la Industria Automotriz finalmente obtuvo la representación.

Información publicada en: https://www.jornada.com.mx/2022/12/30/politica/017n3pol

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *