La agricultura mundial, el sector que más utiliza trabajo infantil


    Redacción La Campiña 

    MÉXICO.- Es tan necesaria como urgente la erradicación de las formas contemporáneas de esclavitud, como es la trata de personas, la explotación sexual, las peores formas de trabajo infantil, el matrimonio forzado y el reclutamiento forzoso de niños para su uso en conflictos bélicos.

    Si bien todas estas formas son igual de preocupantes, desde el año 2000 se ha realizado un esfuerzo mundial, para poner fin al trabajo infantil que los despoja de su niñez, su potencial, su dignidad, que es perjudicial para su bienestar físico, mental o moral, o bien, que interfiera con su escolarización al privarles la posibilidad de asistir a clases.

    De acuerdo con el más reciente informe de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), se considera que el trabajo infantil sigue siendo un problema persistente en el mundo. Las últimas estimaciones mundiales indican que 160 millones de niños –63 millones de niñas y 97 millones de niños– se encontraban en esta condición a principios de 2020, lo que representa casi 1 de cada 10 niños en todo el mundo.

    Se reconoció que, de ese total, cerca de 79 millones de niños realizaban trabajos peligrosos que ponían directamente en peligro su salud, seguridad y desarrollo moral.

    De igual forma, el trabajo infantil en el orbe se ha incrementado entre los niños de 5 a 11 años, de tal forma que, para 2020, hubo 16.8 millones más de niños en este grupo de edad en situación de trabajo infantil, que en 2016.

    El organismo también refiere, que hay un mayor número de niños que de niñas en situación de trabajo infantil, en todos los grupos de edad.

    Asimismo, la mayor parte del trabajo infantil –tanto para los niños como para las niñas– sigue teniendo lugar en la agricultura. Alrededor de 70 por ciento de los niños en situación de trabajo infantil en el mundo –112 millones– se ocupan en este sector. Muchos de ellos son niños muy pequeños, lo que pone de relieve que la agricultura es un punto de entrada para el trabajo infantil. Más de tres cuartas partes de los niños de 5 a 11 años que se emplean, se dedican a la agricultura.

    Además, el trabajo infantil a menudo se asocia con el abandono escolar, a pesar de pertenecer a los grupos de edad de enseñanza obligatoria. El informe de la OIT indica que, más de tres cuartas partes de los niños de 5 a 11 años y más de un tercio de los niños de 12 a 14 años en situación de trabajo infantil no están escolarizados. Esto limita seriamente sus perspectivas de trabajo decente en la juventud y la edad adulta, así como su potencial para la vida en general. Muchos más niños en situación de trabajo infantil luchan por conciliar las exigencias académicas con la actividad laboral que realizan, lo que compromete su educación y su derecho al ocio.

    El informe de la OIT y el Día Internacional de la Abolición de la Esclavitud, nos recuerda que el trabajo infantil es una realidad muy presente, que en muchos casos representa una forma de esclavitud moderna, Por lo que su eliminación, es una empresa demasiado grande para que la resuelva una parte por sí sola.

    De ahí la necesidad de una alianza mundial que agrupe a gobiernos, organizaciones multilaterales, organizaciones de empleadores, organizaciones de trabajadores, organizaciones no gubernamentales e instituciones académicas, para que se alcancen las medidas y se aceleren las acciones en la lucha contra el trabajo infantil pernicioso.

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *