Alejandro Alegría

Periódico La Jornada

Domingo 12 de febrero de 2023, p. 13

El poder adquisitivo de los trabajadores, pactado en las negociaciones contractuales, mejoró al iniciar el año, pues el promedio de sus salarios avanzó 2.76 por ciento en términos reales en enero, de acuerdo con estadísticas oficiales.

El incremento de 20 por ciento al salario mínimo general (SMG) para este año impulsó los aumentos pactados en las negociaciones hechas en la jurisdicción federal y el primer dato de 2023 representó la tercera alza mensual consecutiva.

En los primeros 31 días del año, el promedio nominal pactado en las negociaciones contractuales de salarios se ubicó en 10.9 por ciento, cifra que al descontar el efecto de la inflación se tradujo en un incremento de 2.76 por ciento, según información divulgada por la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS).

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) informó que el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) de enero fue de 7.91 por ciento a tasa anual, cifra que se mantuvo fuera del objetivo del Banco de México (BdeM), el cual es 3 por ciento con un intervalo de un punto porcentual hacia arriba o hacia abajo.

César Salazar, investigador del Instituto de Investigaciones Económicas (IIEc) de la UNAM, comentó a La Jornada que el aumentó real de casi 3 por ciento en los salarios contractuales fue impulsado por el alza al SMG, el cual pasó de 172.87 a 207.44 pesos.

Consideró que el aumento nominal de 10.9 por ciento es “una cifra importante en términos medios”, porque es casi la mitad de lo que aumentó el minisalario, el cual refirió, según cifras del IMSS, es percibido por alrededor de 6 millones de afiliados.

Indicó que los movimientos del SMG impactan en el resto de la estructura salarial, pero en menores proporciones, como se observó de manera general en el dato de enero de los salarios contractuales.

El incremento de 2.76 por ciento en términos reales no sólo es la mayor alza en tres meses consecutivos, sino la más alta desde hace 24 meses, pues en diciembre de 2020, pese a la pandemia del covid-19, se observó un avance de 3.44 por ciento.

El dato del primer mes también destaca porque logró ser mayor a pesar de que en ese periodo la inflación repuntó.

El periodo de tres meses consecutivos de alzas rompe la racha que se observó desde abril de 2021 y hasta octubre del año pasado, lapso en el que los resultados negativos representaron un deterioro del poder adquisitivo de los trabajadores involucrados en las negociaciones contractuales.

El último periodo más largo en el que se observó una mejora en los salarios contractuales ocurrió entre noviembre de 2018 y marzo de 2021, luego de que de enero de 2017 a igual mes de 2018 la inflación causada por la liberalización de los energéticos provocó un deterioro en el poder adquisitivo de los empleados.

En enero se realizaron 223 negociaciones que  involucraron a 97 mil 485 trabajadores, de los cuales 92 mil 140 son del sector privado y 5 mil 345 del público.

Información publicada en https://www.jornada.com.mx/2023/02/12/economia/013n2eco

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *