Los salarios no son la presión central para las empresas: BdeM


Braulio Carbajal y Clara Zepeda

Periódico La Jornada

Lunes 6 de marzo de 2023, p. 20

El sector empresarial percibe que las principales presiones para su operación se pueden atribuir, hasta ahora, a los mayores precios de los insumos de producción y, en menor medida, a los costos laborales, tales como el incremento al salario mínimo o el aumento en los días de vacaciones, reportó el Banco de México (BdeM).

En un análisis, el banco central señala que aunque 78.7 por ciento de las empresas consultadas reporta que los costos laborales han presionado sus costos de operación, sólo 17.4 por ciento de ellas califica a estos como el principal factor.

En cambio, 31 por ciento pone en primer lugar el encarecimiento del precio de los insumos de producción que necesita para operar, mientras 29.9 por ciento señala directamente al aumento internacional de los precios de electricidad y combustibles.

Esperan crezca la presión

Hacia adelante las empresas anticipan un aumento en las presiones en sus costos de operación derivado de los costos laborales, dado que el porcentaje de compañías que espera tensiones un poco o mucho mayores para el primer trimestre de 2023 en comparación con el último de 2022 fue de 52.1 y 19.9 por ciento, respectivamente.

“Aunque el entorno continúa siendo incierto, hacia delante se espera que las presiones sobre los precios de los insumos vayan cediendo. Conforme se dé este proceso, los costos laborales podrían ir cobrando mayor relevancia relativa. Así, será importante vigilar la evolución de los indicadores salariales, particularmente porque diversos factores han influido en su determinación simultáneamente”, apuntó el instituto central.

Añadió que promover la adopción tecnológica y la mayor acumulación de capital humano contribuiría a que los incrementos salariales en el país sean acompañados por aumentos en la productividad de trabajadores y empresas, para que puedan ser absorbidos por los negocios y se mitigue el riesgo de que el crecimiento salarial se convierta en una fuente de presiones inflacionarias.

“Uno de los elementos que preocupa al BdeM es la presión de los costos laborales sobre la inflación (…). En enero y en la primera mitad de febrero de 2023 se observaron mayores incrementos en los precios de los servicios de los anticipados y mayores a los históricos”, explicó Adrián Muñiz, analista económico de Vector Casa de Bolsa.

Muñiz detalló que como el salario mínimo ha estado aumentando en los años recientes, cada vez pesa más en el resto de la distribución. A la vez, las remuneraciones pegan por el lado de la demanda, la gente tiene más recursos disponibles para consumir; pero también por la oferta, dados los costos unitarios de mano de obra que enfrentan las empresas y que a su vez trasladan en alguna medida al precio final.

El problema es que los salarios suben, pero la productividad en México no está creciendo a la misma velocidad, acotó el especialista.

Información publicada en: https://www.jornada.com.mx/2023/03/06/economia/020n1eco

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *