Expansión lunes 07 de agosto de 2023 

A pesar de los avances en la lucha por la igualdad de género, las mujeres siguen siendo una minoría en diversos ámbitos laborales en México, incluyendo la representación sindical. Los números hablan por sí solos: de cada 100 dirigentes sindicales en el país, apenas ocho son mujeres, lo que representa un escaso 8.6% del total según las últimas cifras oficiales.

Varios factores contribuyen a esta disparidad. Uno de los obstáculos principales es la realización de asambleas sindicales fuera del horario laboral. Esto dificulta la participación activa de las mujeres, ya que muchas de ellas continúan enfrentando el peso de la cultura tradicional que les asigna la responsabilidad del cuidado del hogar y de los hijos. Superar esta barrera requiere no solo la voluntad de las mujeres, sino también acciones concretas por parte de los sindicatos para promover una agenda de igualdad sustantiva.

“El discurso en los sindicatos es que las mujeres no quieren ser dirigentes. Pero no, no es que no quieran, es que no pueden. Entonces ¿cómo hacemos para que las mujeres participen? Hay que discutir eso, porque debemos activar en el sindicato una agenda de igualdad”, dice Inés González, impulsora del Observatorio para la Igualdad Sustantiva en los Sindicatos, en entrevista con Expansión.

La participación de las mujeres en los sindicatos mexicanos se encuentra por debajo del promedio internacional. Organismos como la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) señalan que el género representa el 28% y 30%, respectivamente, en los liderazgos sindicales.

La Reforma Laboral de 2019 en México buscó ser un catalizador para que las mujeres alcanzaran puestos de liderazgo en los sindicatos. A través del Artículo 371, apartado IX Bis, de la Ley Federal del Trabajo, se estableció la obligación de contar con una representación proporcional en equidad de género en las mesas directivas de los sindicatos.

Esto quiere decir que, por ejemplo, si en una plantilla laboral de una manufacturera la distribución es de 40% mujeres y 60% hombres, estos porcentajes también deberán estar presentes en sus mesas directivas. Sin embargo, las cifras actuales evidencian que aún hay mucho trabajo por hacer para alcanzar una representación más equitativa.

El Centro Federal de Conciliación y Registro Laboral (CFCRL) se creó para atender temas de representatividad en el ámbito laboral, pero la información disponible sobre la participación de las mujeres en los sindicatos sigue siendo limitada. Esto dificulta la evaluación del progreso real en cuanto a la inclusión de las mujeres en la toma de decisiones desde las últimas reformas regulatorias.

En respuesta a esta realidad, 30 mujeres provenientes de diferentes sindicatos y centrales se unieron para impulsar la creación del Observatorio para la Igualdad Sustantiva en los Sindicatos. Esta iniciativa busca generar datos e información precisos sobre la participación del género en las agrupaciones sindicales y detectar oportunidades para implementar acciones efectivas que fomenten la igualdad de género en el ámbito sindical.

“Hay avance, porque hay sindicatos que tienen muy buena narrativa en el sentido de la igualdad de trato, de oportunidades para las mujeres trabajadoras, pero en los hechos todavía no se ve este cambio como quisiéramos. Hoy siguen siendo los hombres quienes dirigen los sindicatos, no solamente al frente de la Secretaría General, sino también en los puestos más importantes del sindicato”, asevera González.

Información publicada en: https://expansion.mx/carrera/2023/08/07/lideres-sindicales-mujeres

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *