Andrea Becerril

Periódico La Jornada

Lunes 7 de agosto de 2023, p. 12

El dirigente nacional del Sindicato Minero, Napoleón Gómez Urrutia, advirtió que la decisión del gobierno federal de rechazar el Mecanismo Laboral de Respuesta Rápida del tratado comercial de América del Norte (T-MEC) para resolver la huelga en la mina de Sombrerete, Zacatecas, viola ese pacto y representa un nuevo golpe para los trabajadores, que desde hace 16 años han padecido reiteradas violaciones a sus derechos laborales.

Solicitó al presidente Andrés Manuel López Obrador que revise esa decisión y rectifique, a fin de que se haga justicia a los mineros.

Dijo que los trabajadores presentaron la queja ante Estados Unidos porque en el país, después de tantos años de lucha y penurias, no encuentran respuesta de las autoridades, que no se atreven a obligar al empresario Germán Larrea, dueño de Grupo México, a sentarse a la mesa de negociación. En una situación extrema, el conflicto se resolverá fuera de México, sostuvo.

El senador de Morena consideró que los argumentos de las secretarías del Trabajo y de Economía no tienen sustento, pues nuestro país, con Estados Unidos y Canadá, firmó el capítulo laboral del T-MEC y no pueden ahora desconocerlo y sostener que no procede.

Réplica a Buenrostro

En entrevista, se refirió a declaraciones recientes de la secretaria de Economía, Raquel Buenrostro, quien estimó que en el caso no aplica el Mecanismo Laboral del T-MEC, ya que la huelga en Sombrerete estalló antes de la firma del tratado, la empresa propietaria no tiene relaciones comerciales con Estados Unidos y Canadá y la soberanía mexicana se vulneraría si el país acepta que el conflicto lo resuelva otro Estado, cuando ya hay una resolución de la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje (JFCA) en favor de los trabajadores.

Gómez Urrutia resaltó que es verdad que la JFCA emitió un laudo el pasado 22 de junio, en el que da la razón a los mineros de Sombrerete y obliga a Grupo México a pagar salarios caídos y reinstalar a los trabajadores.

Sin embargo, advirtió que el fallo vino después de que Estados Unidos hizo público que llevaba la queja al Mecanismo de Respuesta Rápida y hasta el momento las autoridades laborales no han hecho nada para que se ejecute la resolución.

“No han ordenado a Germán Larrea, dueño de Grupo México, que saque a los golpeadores con los que opera la mina, después de que rompió la huelga. Y de hecho, en tres ocasiones ya la JFCA ha resuelto en favor de los huelguistas, siempre hemos sido los titulares del contrato colectivo, pero todo queda en el papel y los años siguen pasando”.

Sin confianza en la JFCA

El Sindicato Minero no puede confiar en la JFCA cuando uno de sus funcionarios es asesor de Grupo México, enfatizó Gómez Urrutia. Agregó que la empresa va a seguir haciendo tiempo, “con la idea de que acabe el sexenio del presidente López Obrador” y esa huelga, junto con las de Cananea y Taxco, sigan eternizándose.

Debido a esa impunidad y prepotencia con la que se permite actuar a Larrea, recalcó, los trabajadores de Sombrerete decidieron acudir a Estados Unidos, donde las autoridades de esa nación durante año y medio revisaron a detalle el caso y encontraron que hay violación reiterada a los derechos de huelga, de contratación colectiva, de libertad sindical y llevaron la queja al Mecanismo de Respuesta Rápida del T-MEC.

Expuso que el rechazo de México a que se dirima ahí el conflicto nada tiene que ver con la soberanía. “Ha habido ya otros casos y nunca argumentaron nada parecido; sólo ahora porque se trata de unos de los empresarios más ricos del país”. Es falso, agregó, que en el caso de Sombrerete no haya relaciones comerciales con Estados Unidos cuando Grupo México tiene en Estados Unidos su matriz Asarco y exporta su producción minera al vecino del norte.

Recordó que cuando se negociaba el T-MEC, en 2018, había temor de Estados Unidos en torno al cumplimiento en México de la reforma laboral.

Antes de la firma del tratado vino Richard Trumka, entonces dirigente de la AFL-CIO (principal central sindical estadunidense). En una reunión con López Obrador expresó dudas, que eran compartidas por los congresistas demócratas. Al final aceptó por el Mecanismo de Respuesta Rápida, ya que ahí se llevarían quejas de los tres países.

Ojalá, insistió, el presidente López Obrador decida rectificar y posibilite que se solucione esa huelga y las otras en Cananea y Taxco, porque los mineros “no van a esperar otros 16 años y van a acudir a otras instancias internacionales en demanda de la justicia que aquí no encuentran”.

La decisión del gobierno federal de rechazar el Mecanismo Laboral de Respuesta Rápida del T-MEC para resolver la huelga en la mina de Sombrerete, Zacatecas, viola ese pacto y representa un nuevo golpe para los trabajadores, que desde hace 16 años han padecido reiteradas violaciones a sus derechos laborales.

Información publicada en: https://www.jornada.com.mx/2023/08/07/politica/012n1pol

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *