Por Blanca Juárez

Miércoles 01 de Noviembre de 2023 

Al terminar la educación universitaria, sin contactos, una red de apoyo o privilegios, muchas personas se enfrentan el mercado laboral en soledad. Especialmente las mujeres. “Eso es lo que realmente marca la diferencia” entre las primeras experiencias laborales y desarrollo profesional, dice Gabriela Fernández, presidenta de Mujeres Egresadas de la UNAM, la primera agrupación de ese tipo.

Pero, retrocediendo apenas un paso, a cuando las mujeres estudian, las condiciones que viven las universitarias también inciden en su futuro laboral. “Los espacios estudiantiles, como los de trabajo son violentos con nosotras y eso orilla a muchas dejar esos dos entornos o, en el caso de las alumnas, a no titularse”, dice Fernanda Rodríguez, otra de las fundadoras de esta asociación.

En el ciclo escolar 2021-2022 egresaron 30,735 personas de las diferentes licenciaturas y carreras técnicas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). De ellas, el 56.4% es mujer. Sin embargo, de las más de 58.5 personas con empleo a mediados de este año, el 60% es hombre y el 40%, mujer.

Desde hace más de 20 años, del total de mujeres que ingresan a una licenciatura en la UNAM, “sólo entre el 20 y el 30% se titula”, sostiene Verónica Lona, integrante de esta asociación multidisciplinaria que fue formalizada en agosto pasado.

“¿Dónde están las egresadas de la UNAM?”, cuestiona Gabriela Fernández. Las estadísticas de las mujeres en las empresas responden a esa pregunta, señala. Es decir, en puestos de mando medio, pero no más allá; ganando salarios insuficientes, con una jornada de trabajo del hogar y de cuidado no remunerado, viviendo acoso y hostigamiento sexual.

“No queremos seguir esperando a que las cosas cambien por sí mismas o que alguien más detone un proceso de cambio. No podemos seguir en ese rezago”, señala la presidenta de Mujeres Egresadas de la UNAM.

Red de contención para las egresadas

Las asociaciones de exalumnos son comunes y llevan muchos años funcionando. Poco a poco, a medidas que más mujeres lograron ejercer su derecho a la educación universitaria y a fuerza de no poder contener el cambio, esos grupos abrieron sus puertas a las mujeres.

Sin embargo, el poder masculino sigue predominando en muchas de esas asociaciones. Por eso “nosotras nos enfocamos en el tema de género”, porque la segregación “parte de las aulas y de la estructura universitaria y continúa afuera, cuando salimos a un entorno laboral adverso para las mujeres sin una red de contención”, apunta Gabriela Fernández, maestra en Negocios Internacionales.

Según el QS World University Ranking 2023, la UNAM es la mejor universidad del país, entre un total de 32 instituciones de educación superior contempladas. A nivel Latinoamérica, es la segunda mejor posicionada, después de la Universidad de Buenos Aires.

Además, es una universidad pública. El segundo lugar entre las mejores del país, de acuerdo con este ranking es el Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM).

“La UNAM es de las universidades públicas más importantes de Latinoamérica y nos estaba faltando este espacio”, señala la presidenta de Mujeres Egresadas.

La UNAM es también “diversa y ésa es nuestra gran riqueza, porque las alumnas y egresadas venimos de diferentes entornos socioeconómicos, tenemos distintas identidades y nuestro principal reto es justamente abrazar eso, aceptarnos y ser esa red de contención”.

Uno de sus objetivos es impulsar y visibilizar a las mujeres egresadas de la Máxima Casa de Estudios, explica Fernanda Rodríguez, otra de las fundadoras de esta asociación.

Algunos de los beneficios que ofrecen a quienes se integren son vinculación con más profesionistas, capacitaciones, mentorías por parte de “mujeres que han logrado un gran desarrollo” en diferentes ámbitos y divulgación de los emprendimientos.

Para formar parte de esta asociación hay que adquirir una membresía que, hasta el 31 de diciembre será gratuita. Luego, el costo será de 350 pesos anuales.

Reconocimiento oficial de la UNAM

Mujeres Egresadas de la UNAM es “el resultado final de un sueño, un proyecto que habíamos tanteado desde finales de 2019”, narra Gabriela Fernández. “Somos más de la mitad de la población inscrita en la UNAM y aún así, no estamos representadas”, apunta Verónica Lona.

Comenzaron con 32 mujeres, pero no quisieron continuar con la inscripción de más hasta no contar con el reconocimiento oficial de la universidad. Finalmente, el 31 de agosto de 2023 autoridades universitarias les tomaron protesta y les entregaron la documentación donde las reconoce como la Asociación Multidisciplinaria de Mujeres Egresadas de la UNAM.

Ese mismo día, otras 52 mujeres se afiliaron y desde entonces han ido creciendo en el número de integrantes. Esto se debe a que cuando “hablamos sobre nuestras experiencias de vida, nos damos cuenta que son muy comunes y muchas las compartimos”, dice Andrea Solís, parte de la asociación.

“Es un claro indicador de que se ha perpetuado y se continúa perpetuando la violencia, la discriminación y la desigualdad de género en muchos ambientes, incluido el laboral”, agrega.

Pero se sienten alentadas por una nueva generación de jóvenes “que alzan la voz cuando son víctimas de este sistema violento, no solamente por parte de profesores y profesoras, sino también en el ámbito laboral”, apunta Fernanda Rodríguez.

Información publicada en: https://www.eleconomista.com.mx/capitalhumano/Mujeres-egresadas-de-la-UNAM-se-unen-en-contra-de-las-barreras-del-mundo-laboral-20231031-0092.html

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *