Alejandro Alegría

Periódico La Jornada

Domingo 26 de noviembre de 2023, p. 14

A más de dos años de la entrada en vigor de la reforma laboral que prohíbe la subcontratación de trabajadores, estás prácticas se han reducido, pero aún existen resquicios en los que incurren las empresas para violar la Ley Federal del Trabajo (LFT), de acuerdo con expertos.

“Subsisten formas de subcontratación sobre todo en servicios especializados, como vigilancia y limpieza, que son trabajos muy sencillos, de muy baja calificación”, señaló en entrevista Saúl Escobar Toledo, profesor investigador en Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

De acuerdo con la Asociación Mexicana de Empresas de Capital Humano (AMECH), la subcontratación persiste, pues existen empresas que ofrecen diversas “soluciones” para que las compañías que eran usuarias del servicio de outsourcing puedan seguir obteniendo los “beneficios” que implican la evasión y elusión de las obligaciones obrero-patronales.

La AMECH ha identificado que las empresas incurren en malas prácticas cuando hacen pagos a trabajadores a través de prestaciones; pago mediante planes privados de jubilación o retiro; pago por honorarios; en especie; pagos no registrados, y los hechos a través de sindicatos, entre otras.

El primero de septiembre de 2021 entró en vigor la reforma laboral para prohibir la subcontratación, la cual puso fin a esquemas laborales en que las personas trabajan para una empresa, pero su contrato está firmado con otra, lo cual permitía evadir el pago de impuestos y obligaciones de seguridad social para los trabajadores.

En 2018 el gobierno de México identificó que las pérdidas del fisco por la evasión por medio de esta figura eran de 200 mil millones de pesos anuales.

Escobar Toledo comentó las compañías incurren en este tipo de prácticas cuando se trata de servicios como es vigilancia y limpieza, pues no incorporan a sus plantillas a los trabajadores.

No obstante, acotó, que es preciso revisar si tienen seguridad social, un contrato colectivo o uno que tenga los beneficios elementales de la LFT, como vacaciones, días de descanso, salarios de acuerdo a las tabuladores, etcétera.

Agregó que las prácticas de subcontratación también se observan en los servicios administrativos y tecnológicos, los cuales son de más alta calificación técnica.

Explicó que esto pasa con trabajadores que hacen la contabilidad. “Se hacen contratos de servicios, no laborales, y esto se presta a que haya sólo una relación comercial entre quien realiza este tipo de trabajos y la empresa que los contrata, entonces ahí puede haber una subcontratación disfrazada.”

Apuntó que en este punto las autoridades no pueden vigilar adecuadamente, porque al ser contratos mercantiles, son temporales, por lo que “es más difícil la detección, porque son ocasionales, no son todo el tiempo”.

Sanciones

Escobar Toledo, quien también es presidente del Instituto de Estudios Obreros Rafael Galván, comentó que las multas de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) muestran el incumplimiento de las empresas, pues los trabajadores están haciendo labores que son parte de la esencia misma de la empresa.

Datos oficiales revelan que hasta agosto pasado, el gobierno federal ha impuesto multas por 27 millones de pesos a empresas que han incumplido, mientras se han cancelado mil 755 inscripciones en el Registro de Prestadores de Servicios Especializados u Obras Especializadas (REPSE), además de haber iniciado los procesos de sanción contra las empresas contratantes.

“La subcontratación sí se ha reducido mucho, pero al mismo tiempo sé que algunas empresas han sido multadas por no cumplir”, dijo Escobar Toledo.

Comentó que la STPS debe vigilar que estas compañías que ofrecen servicios cumplan con las normas laborales, pues por ello se creó el REPSE.

Datos sociales indican que existen más de 20 mil empresas inscritas en el registro.

Sectores

Gerardo García, presidente de la Confederación Nacional de Productores de Papa (Conpapa) reconoció que antes de la reforma, en el sector agrícola “desafortunadamente en algún porcentaje menor alguna gente empezó hacer cosas indebidas o algunas estrategias que no era el origen de la subcontratación para tratar de darle la vuelta al tema del pasivo laboral”.

En el sector agrícola se utiliza, como en la construcción, la figura contrato por obra determinada o tiempo determinado, la cual permite a los trabajadores contar con los beneficios de la seguridad social.

Ejemplo de ello son los cosechadores, quienes sólo laboran en campos de berries, mangos, papa y aguacates, entre otros, por un tiempo.

Escobar Toledo consideró que en el sector servicios es más fácil encontrar formas de subcontratación simulada.

Apuntó que otros sectores donde aún puede subsistir es en los laboratorios de análisis clínicos, restaurantes, cafeterías, tiendas de conveniencia y construcción, aunque son casos a estudiar, pues en algunas ocasiones sólo se trata de otros incumplimientos de la ley.

Información publicada en: https://www.jornada.com.mx/2023/11/26/economia/014n1eco

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *