Las comisiones unidas de Estudios Legislativos Primera y del Trabajo y de Previsión Social de Senado aprobaron la “ley silla” para prohibir que los patrones obliguen a sus empleados a realizar toda su jornada de trabajo de pie, por lo que deberán de contar con sillas con respaldo para el descanso periódico.

“Queda prohibido a los patrones o a sus representantes: Obligar a las personas trabajadoras a permanecer de pie durante la totalidad de la jornada laboral y, en el caso de funciones incompatibles, prohibirles tomar asiento periódicamente durante el desarrollo de sus funciones”, se establece en la reforma a la Ley Federal del Trabajo avalada por los legisladores.

El artículo 132 de dicha ley se modifica para obligar a los patrones a que provean el número suficiente de sillas con respaldo a los trabajadores en los sectores de servicios, comercio y análogos, tanto para la ejecución de sus funciones como para el descanso periódico durante la jornada laboral.

Se establece también que este ordenamiento puede limitarse cuando la naturaleza del trabajo implique riesgos a la seguridad e integridad de los trabajadores derivados de tomar asiento durante sus funciones laborales.

Además, ordena que quienes no cumplan con estas obligaciones serán sancionados con una multa por el equivalente de 250 a 2,500 veces la Unidad de Medida y Actualización (UMA). Actualmente esta medida equivale a 103.74 pesos diarios, por lo que la sanción sería de 25,935 a 259,350 pesos.

En caso de reincidencia, y a juicio de una inspección laboral, se podrá ordenar la suspensión temporal de las actividades del lugar de trabajo en tanto no se realizan las acciones necesarias para garantizar que los empleados cuenten con sillas para el descanso periódico en su jornada laboral.

Una vez que esta reforma a la Ley del Trabajo sea aprobada por diputados y senadores y entre en vigor, los empleadores o empresas contarán hasta con 180 días para adecuar su normativa interna y dar cumplimiento con este ordenamiento. Después de ese periodo, la Secretaría del Trabajo y Previsión Social tendrá máximo 60 días para inspeccionar de que se acata con esta disposición.

La senadora Patricia Mercado, quien presentó esta iniciativa y que también impulsó el aumento de días de vacaciones en el país, mencionó que desde 1914 se propuso el ordenamiento de que los trabajadores contarán con una silla para descansar.

A su vez, el presidente de la Comisión de Trabajo, Napoleón Gómez Urrutia, comentó que tener de pie a los trabajadores por largos periodos tiene efectos dañinos para la salud, desde dolores hasta afectaciones de circulación en la sangre.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *