Por María Luisa Sáenz Gallegos

8/enero/2024

Banderas rojinegras, símbolo de resistencia obrera. La imagen es solamente ilustrativa.

El jueves 16 de noviembre de 2023, el Sindicato Independiente Nacional de Trabajadores del Colegio de Bachilleres (SINTCB) estalló huelga en los planteles los planteles El Rosario, Cien Metros, Iztacalco, Culhuacán, Satélite, Vicente Guerrero, Iztapalapa, Cuajimalpa, Aragón, Aeropuerto, Nezahualcóyotl, Xochimilco, Milpa Alta, Contreras, Tláhuac, Huayamilpas-Pedregal, Tlihuaca-Azcapotzalco, Ecatepec, Del Valle, Rancho Vista Hermosa y Periférico del Colegio de Bachilleres de la Ciudad de México y el Estado de México.

De acuerdo con una entrevista realizada con Luis Bueno Rodríguez, miembro y representante de la Coordinadora Nacional de Sindicatos Universitarios, la Educación Superior, Investigación y Cultura (CNSUESIC), organización integrada por sindicatos democráticos de esos sectores, se comenzó a realizar esfuerzos para desplegar la difusión y promover la solidaridad de otras organizaciones gremiales a favor de la justa huelga del SINTCB, cuyas reivindicaciones fueron las de la clase trabajadora y del sector público que se ha visto muy rezagado en lo que toca al tema salarial, pues se aplican topes salariales por debajo de la inflación.

Los trabajadores del Colegio de Bachilleres en huelga además de demandar el incremento salarial correspondiente a la revisión anual, demandaron que se hicieran efectivos los incrementos magisteriales que había anunciado el Presidente Andrés Manuel López Obrador en el Marco del Día del Maestro, el 8.2 por ciento de fortalecimiento al salario y una equiparación de que ningún trabajador del sector educativo debía percibir menos de 16 mil pesos (medida del bienestar), junto con la denuncia de inestabilidad y la precariedad laboral que siguen presentes en este Gobierno, pues se siguen aplicando topes salariales y continúa la precariedad que mantiene permanentemente a los profesores en estatus de temporales.

Aún con la afectación a los estudiantes, la atención de las autoridades del Colegio de Bachilleres a la solución de la huelga no fue inmediata, pues la patronal demandó la inexistencia de la huelga pidiendo el recurso del recuento, no desde el inicio de la misma, sino hasta el 18 de diciembre, con la finalidad de minar los ánimos de los trabajadores académicos y desgastar el movimiento, ese día prácticamente 96% de los trabajadores refrendaron su voluntad de mantener la huelga, demostrándole a la autoridad laboral, que había actuado a favor de la patronal, que a pesar de encontrarse en huelga durante el periodo vacacional, se tenía conciencia de que sólo a través de la lucha unitaria a través de la huelga y acciones como los bloqueos en 21 puntos de la ciudad sería posible conquistar las demandas.

El SINTCB firmó el convenio para poner fin a la huelga el 4 de enero pasado, obteniendo el pago del 100 por ciento de los salarios caídos, un 4 por ciento de incremento directo al tabulador salarial del personal administrativo, mientras que para la medida del bienestar se precisó que se establecería un nuevo concepto de pago denominado medida de ajuste que permitirá cubrir la diferencia entre lo que gana el trabajador y los 16 mil pesos a partir del primero de enero de 2024 y gestionar su ampliación al personal docente acordando también que de ser necesario se modificaría el calendario escolar para la recuperación de clases y se realizarían los ajustes correspondientes a los nombramientos del personal docente cuando fuera procedente.

Lo anterior permite subrayar que la huelga sigue siendo el máximo instrumento de lucha de la clase trabajadora. Otro ejemplo fue el capítulo de movimientos de huelga emprendidos en los Estados Unidos, pues de acuerdo con Cluster Industrial, plataforma de información sobre la industria de la movilidad, la huelga de la United Auto Workers, UAW, concluida en octubre de 2023, paralizó a tres grandes ensambladoras de vehículos (Ford, Stellantis y General Motors) al permanecer casi un tercio de los 150,000 trabajadores que se encuentran agremiados a la unión en huelga, con lo cual los trabajadores obtuvieron incrementos salariales récord y beneficios para estos, después de que desde 2008 habían mantenido concesiones con las ensambladoras para mantener la industria.

Por su parte, de acuerdo con El Economista, el sindicato de actores y guionistas de Hollywood, los guionistas lograron convenir que los estudios debían evitar la redacción o reescritura de las obras originales mediante Inteligencia Artificial (IA), así como el empleo de “material fuente” para producir adaptaciones y el entrenamiento de la IA usando sus trabajos. Asimismo, lograron que se estableciera una duración mínima para su contratación y permanencia, así como una participación de las ganancias de los contenidos de las plataformas y películas y series hechas para streaming, con base en las cifras de audiencia, situación que se percibe poco favorable porque sólo un reducido porcentaje de trabajadores alcanza los niveles acordados para recibir “el bono”.

Después de esos dos movimientos en que el derecho a huelga ha tenido un impacto mediático tan sonado, no es casualidad que el grupo de empleadores, mandantes tripartitos de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) reviviera la controversia que comenzó a promover en 2012 respecto a la interpretación de los Expertos en Aplicación de Convenios y Recomendaciones de la OIT sobe el Convenio número 87, que tiene como corolario el Derecho a Huelga (https://mexico.un.org/es/252623-la-oit-remite-la-corte-internacional-de-justicia-el-litigio-sobre-el-derecho-de-huelga).

En el ámbito local, con la Reforma Laboral de 2019 se han establecido mecanismos que obstaculizan el derecho a huelga ya que favorecen la judicialización y la guerra legal entre la patronal y la representación sindical, como se concluyó en la 1ª Convención Nacional de las y los Trabajadores realizada a fines de septiembre del año pasado y para muestra, las cinco prórrogas que la representación revocada, impuesta y caduca del Sindicato de Profesores de la Universidad Michoacana (SPUM) encabezada por Jorge Luis Ávila Rojas, permitieron en la revisión contractual 2023 con la finalidad de extender su permanencia, las fechas en las que se prorrogó el emplazamiento a huelga fueron el 20 de febrero, el 28 de abril, el 30 de mayo, el 3 de agosto y el 18 de septiembre.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *