De manera sorpresiva se ha puesto al descubierto la serie de abusos que distintas empresas extranjeras han realizado en contra de los derechos de trabajadores mexicanos.

Las 21 denuncias por el atropello de garantías a los trabajadores en empresas exportadoras que operan en el país han puesto de relieve, entre otras cosas, la disparidad salarial entre México y Estados Unidos, lo que ha afectado la competitividad del país del norte.

Las quejas laborales contra empresas extranjeras han hecho visible las violaciones a los derechos humanos que cometen contra su personal en México, prácticas que llevaron a cabo en alianza con sindicatos y que por años fueron denunciadas por los trabajadores y las trabajadoras. Pero esas reclamaciones no pueden ser la panacea a este problema, coinciden especialistas.

El Mecanismo Laboral de Respuesta Rápida (MLRR) es un sistema de denuncia y resolución incluido en el Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC).

México nunca lo ha activado, pero el gobierno estadounidense lo ha utilizado 20 veces y Canadá lo ha usado una vez.

El 19 de enero se presentó la primera queja del año, Estados Unidos solicitó a México revisar si hubo denegación de derecho a la libre asociación de los trabajadores del call center de Atento en Pachuca. Se trata de la primera solicitud originada en un sector que no tiene vínculo directo con el T-MEC.

Este protocolo es inédito en un tratado comercial, enfatiza Graciela Bensusán Areous, profesora e investigadora de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) Xochimilco.

Nunca había habido un mecanismo tan fuerte como éste para evitar la violación de derechos humanos laborales, resalta.

Pero la “interdependencia asimétrica entre México y Estados Unidos hizo que México tuviera que aceptar reglas desiguales, donde el que está en el banquillo de los acusados es claramente México, aunque elmecanismo va para los tres países”.

No han sido pocas las quejas presentadas desde que, en 2021, el recién creado Sindicato Nacional Independiente de Trabajadores de Industrias y de Servicios Movimiento 20/32 (SNITIS) impulsó la primera contra la maquiladora de autopartes Tridonex.

La última fue contra la planta Fujikura Automotive México en Piedras Negras, Coahuila. La fábrica de equipos eléctricos para automóviles fue denunciada por la denegación del derecho a la libertad de asociación.

Pese a que hasta ahora el MLRR se ha concentrado en la industria automotriz, el balance es bueno, convienen Graciela Bensusán y Willebaldo Gómez Zuppa, del Centro de Investigación Laboral y Asesoría Sindical (CILAS).

“Es un mecanismo que todavía es claramente selectivo”, dice Graciela Bensusán.

“Lo han usado predominantemente en la industria automotriz y era de esperarse porque el centro de la problemática, es decir, la diferencia salarial entre México Estados Unidos y Canadá se concentra en ese sector”.

Con niveles de productividad idénticos, los salarios que pagan las automotrices en Estados Unidos son mucho más altos a los que le remuneran a su personal en México.

“El mecanismo sí estuvo muy pensado para frenar la huida de empleos de Estados Unidos por una represión artificial del salario en México debido a la mala calidad de la representación sindical en la industriaautomotriz”, agrega.Ha sido una ventana por la que podemos mirar las violaciones a los derechos humanos labo

Información publicada en: https://www.eleconomista.com.mx/capitalhumano/Salud-mental-productividad-y-otros-costos-ocultos-de-la-violencia-en-el-trabajo-20240122-0104.html

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *