Por Blanca Juárez

Martes 26 de Marzo de 2024

Fashion Revolution, una organización que surgió hace una década para defender los derechos laborales y ambientales en la moda tras la tragedia del Rana Plaza, en Bangladesh, exige prácticas justas a las empresas del sector en el país.

La industria de la moda en México está experimentando un crecimiento, el cual debe ir acompañado de condiciones laborales justas para quienes trabajan en ella, sostiene Daniela Fájer, coordinadora nacional de Fashion Revolution México.

De acuerdo con el Índice de Transparencia de la Moda 2023, una investigación realizada anualmente por la organización Fashion Revolution, sólo el “1% de las principales marcas de moda (a nivel global) nos dicen cuántos trabajadores en sus cadenas de suministro reciben un salario digno”.

Dicho hallazgo “subraya la necesidad urgente” de crear y adecuar legislaciones que garanticen los salarios dignos en la industria de la vestimenta, agrega el reporte.

Este año, Fashion Revolution cumplirá una década desde su creación. En 2014 fue fundada por las diseñadoras de moda Carry Somers y Orsola de Castro. El detonante para impulsar este movimiento por los derechos laborales y medioambientales de la industria fue el colapso del edificio Rana Plaza, en Bangladesh, en 2013, el cual albergaba fábricas de ropa y en el que murieron 1,134 personas.

En 2014, apenas fue creado Fashion Revolution en Inglaterra, varios países se sumaron a la iniciativa, incluido México. “Si pudo llegar aquí tan pronto es porque sus demandas coincidían con muchas de las que aquí se exigían”, explica Daniela Fájer.

El devastador terremoto que azotó la Ciudad de México en 1985, en el que murieron cientos de trabajadoras de la costura atrapadas en edificios donde ya habían comenzado su jornada desde muy temprano, impulsó un movimiento liderado por las sobrevivientes en defensa de sus derechos laborales.

Pero otras exigencias se fueron sumando, como el robo de los diseños de los pueblos originarios. Por esa razón, explica Daniela Fájer, no es casualidad que Fashion Revolution en su capítulo México se haya organizado en Chiapas, “luego se empezó a mover por todo el sureste, pasando por Oaxaca, llegó a Puebla y sigue creciendo más”.

En México, “todo comenzó con la pregunta: ¿quién hizo mi ropa?”.

Pérdida anual de empleos

De acuerdo con la Cámara Nacional de la Industria del Vestido (Canaive), las empresas del sector tenían empleadas a más de 279,000 personas hasta enero de 2024.

La Canaive también reporta que, en comparación con enero de 2023, en ese mismo periodo pero de 2024, “se observa una contracción de 16,097 trabajadores”.

El Producto Interno Bruto (PIB) anual de la industria del vestido al cierre del 2023 también presentó un retroceso de “del orden de -9.6%”.

“Esta contracción es motivada primero por un estancamiento respecto a la tendencia que se veía reflejada en el 2022, periodo en el que nos recuperábamos de la contracción post pandemia y a una tasa de crecimiento menor en las exportaciones del primer trimestre”, explica dicho organismo.

En el comercio de la moda trabajan más mujeres que hombres, de acuerdo con el reporte La industria de la moda del vestido, el calzado y la joyería del Instituto Nacional de Geografía y Estadística (Inegi). El 68% de quienes trabajan en esa área es mujer y el 32% es hombre.

Mientras que en la manufactura de las prendas hay una ligera mayoría de hombres, quienes representan el 51% y las mujeres, el 49 por ciento. Pero en la industria de la moda seis de cada 10 personas trabajadoras son mujeres.

Semana de la moda; semana de los derechos laborales

A mediados de abril iniciará la Fashion Revolution Week 2024, un evento anual en el que buscan presentar otras formas de crear moda y promover los derechos laborales en este sector.

La sostenibilidad de la industria de la moda “es más que sólo materiales; también implica prácticas laborales éticas. ¡Los consumidores valoran marcas que se preocupan por sus trabajadores!”, es uno de los mensajes que Fashion Revolution México está tratando de hacer llegar a más personas. “Cumplir con las regulaciones laborales es fundamental para promover un entorno justo. La transparencia y colaboración son clave”.

Y aunque a un ritmo lento, cada vez hay más marcas de lujo están revelando sus listas de fábricas de donde se surten de telas o de piezas ya armadas, según el Índice de Transparencia 2023.

No obstante, todavía “la mayoría de las principales marcas de moda (95%) no son transparentes sobre cómo están permitiendo una transición justa hacia la economía circular, lo que muestra un panorama poco claro sobre cómo se abordarán las voces y necesidades de los trabajadores”.

Este año, el evento se llevará a cabo en Guadalajara, Jalisco, del 17 al 24 de abril. “Vamos a tener conferencias con funcionarios de gobierno, paneles de discusión con especialistas y activistas. Pero no se trata de imponer temas o formas de actuar ante todos estos retos, sino de generar diálogo para resolverlos entre todos”, detalla Daniel Fájer. Algunas de las charlas serán transmitidas en las cuentas de redes sociales de Fashion Revolution México.

Información publicada en https://www.eleconomista.com.mx/capitalhumano/Exigen-justicia-laboral-en-medio-del-crecimiento-de-industria-de-la-moda-en-Mexico-20240325-0128.html

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *