En la 68ª sesión de la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer (CSW68), los Estados miembros de la ONU se han comprometido firmemente a reforzar la financiación y las instituciones para erradicar la pobreza de las mujeres y las niñas. 

En todo el mundo, el 10,3% de las mujeres viven hoy en la pobreza extrema, según el informe presentado por el Secretario General de las Naciones Unidas a la Comisión, y el progreso hacia el fin de la pobreza debe ser 26 veces más rápido para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible en 2030. 

El documento final (o Conclusiones Acordadas) reconoce que las mujeres y las niñas que viven en la pobreza se convierten en “amortiguadores” en tiempos de crisis, y que se necesitan más esfuerzos para aumentar los recursos destinados a abordar la pobreza de las mujeres y las niñas. 

Fecha: Lunes 25 de marzo de 2024

En la 68ª sesión de la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer (CSW68), los Estados Miembros de la ONU se han comprometido firmemente a reforzar la financiación y las instituciones para erradicar la pobreza de las mujeres y las niñas. Foto: ONU Mujeres/Ryan Brown

Reconociendo que la arquitectura financiera internacional no es adecuada para un mundo propenso a las crisis, la Comisión pidió reformas que permitan a los países movilizar e invertir recursos para la igualdad de género. Estas medidas incluyen el alivio de la deuda y una fiscalidad progresiva, así como garantizar que los recursos públicos se destinen a atender las necesidades y los derechos de las mujeres y las niñas. 

Las Conclusiones Acordadas también recomiendan movilizar recursos financieros de fuentes públicas y privadas, reforzar la arquitectura financiera internacional, garantizar la perspectiva de género en los procesos presupuestarios nacionales y evitar la fiscalidad regresiva que afecta de forma desproporcionada a las mujeres y niñas con ingresos bajos o nulos. 

El documento final también señala que la ayuda oficial al desarrollo debe incrementarse para hacer frente a la pobreza de mujeres y niñas. La proporción de la ayuda total con la igualdad de género como objetivo político disminuyó por primera vez en una década, del 45% en 2019 al 43% en 2020, según los últimos datos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE). 

La Comisión también pidió la implementación de políticas económicas y sociales con perspectiva de género, incluyendo el aumento de la representación, el liderazgo y la participación de las mujeres en las instituciones económicas, el cumplimiento de las normas laborales básicas para garantizar la igualdad de remuneración por un trabajo de igual valor, y la aplicación de políticas de apoyo a las empresas propiedad de mujeres. 

Otra recomendación clave es implicar y financiar a las organizaciones de mujeres. Una financiación sólida, flexible y plurianual para los movimientos de mujeres y feministas y las organizaciones de defensa de los derechos de las mujeres lideradas a nivel local es fundamental para hacer frente a la pobreza. Así lo demuestran los mecanismos existentes, como el Fondo Fiduciario de las Naciones Unidas para poner fin a la violencia contra las mujeres y el Fondo para la Mujer, la Paz y la Acción Humanitaria.  

Las Conclusiones Acordadas también instan a reforzar las capacidades nacionales para recopilar y utilizar datos desglosados sobre la pobreza multidimensional, y a adoptar nuevas estrategias de desarrollo hacia economías sostenibles. Éstas incluyen el fortalecimiento de sistemas de protección social inclusivos y sensibles al género y el aumento de la inversión en la economía del cuidado para reducir la pobreza de tiempo e ingresos de las mujeres y ampliar sus oportunidades de empleo. 

Durante la sesión, la Comisión también adoptó una resolución sobre el VIH-SIDA liderada por la Comunidad para el Desarrollo del África Meridional (SADC por sus siglas en inglés), que insta a aumentar la inversión en igualdad de género y el empoderamiento de todas las mujeres y niñas en la respuesta al VIH-SIDA. 

Esta reunión de dos semanas es el mayor encuentro de las Naciones Unidas sobre igualdad de género. La CSW68 reunió a líderes mundiales -incluyendo dos jefaturas de Estado, tres figuras vicepresidenciales y más de 100 representantes ministeriales- y a 4.800 miembros de organizaciones de la sociedad civil, lo que supuso la segunda mayor asistencia de la historia de la CSW. 

Al margen de la CSW68, los Estados Miembros de las Naciones Unidas, las organizaciones intergubernamentales y las entidades de las Naciones Unidas organizaron unos 270 eventos paralelos; y la sociedad civil y las organizaciones dirigidas por juventudes organizaron más de 760 eventos paralelos en el marco del Foro de ONG de la CSW68. 

La participación de las personas jóvenes, incluidas las adolescentes, en las diversas sesiones, incluido el Foro de la Juventud, permitió a delegados juveniles intercambiar experiencias, conocimientos, lecciones aprendidas y buenas prácticas, haciendo hincapié en las múltiples dimensiones de la desigualdad que agravan la forma en que las juventudes y las niñas experimentan la pobreza. Las sesiones, en particular el Diálogo Interactivo de la Juventud, demostraron la importancia de continuar con la práctica de integrar perspectivas juveniles críticas en las sesiones oficiales de la CSW. 

La atención se centra ahora en el 30º aniversario de la adopción de la Plataforma de Acción de Beijing, que se celebrará el próximo año en 2025. La 69ª sesión de la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer (CSW69) se celebrará del 10 al 21 de marzo de 2025 en Nueva York.

Información https://lac.unwomen.org/es/stories/noticia/2024/03/onu-mujeres-celebra-la-adopcion-de-un-solido-plan-para-acabar-con-la-pobreza-de-las-mujeres

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *