Sábado 22 de junio de 2024

Es complicado saber a ciencia cierta, el número de mujeres que laboran como “vagoneras” en el Metro de la Ciudad de México. Sólo las organizaciones que operan en ese medio de transporte tienen datos aproximados. Estas vendedoras que forman parte de los millones de mexicanos en la economía informal tienen un gran deseo, que se dignifique su trabajo, tener un permiso de trabajo, acceso a la seguridad social y no se las lleven al conocido “Torito”.

Su queja es que no las han reconocido como personas trabajadoras, pese a que está actividad tiene 50 años presente en el Metro y de manera frecuente las discriminan y tratan como “rateras”. Nos persiguen los policías….nos dicen que está prohibido vender en el Metro, pero no piensan que la gente mayor de 40 ya no nos dan empleo”, denuncian.

Narran que desde que llegan a vender sus artículos en el Metro, saben que habrá violencia, con las cámaras del Metro les hacen “paneo” y los integrantes de la PIB que trabajan en el STC las detienen, les llegan con una foto de ellas en mano y les dicen “ya estás paneada”. “Luego nos llevan al juzgado, donde esa autoridad está coludida con ellos. Te advierten: “traes para pagar tu multa o te vas al “Torito”.

Algunas de estas mujeres son las protagonistas del documental “Vagoneras, Leonas en Manada”, realizado por el director Julio López Fernández y Mauricio Rojo, con la producción de Colectiva Colmenas, apoyadas por WIEGO y otras ONG´s.

Una de las protagonistas es Patricia Martínez, quien tienen 35 años “vagoneando” en el Metro y recuerda que por sus ventajas educativas y familiares no le quedó otras más que agarrar mercancías e ir a vender al Metro. Sufre como todas sus compañeras, cuando los policías nos llevan al juzgado y terminan en “el Torito”.

Estas mujeres piden que se regule su labor. El apoyo del gobierno central para tener certeza jurídica, políticas públicas que les faciliten permisos de trabajo regulado para el espacio público y poder tener seguridad social, independientemente de trabajar en la informalidad.

Su grito está presente en cada viaje: “llévelo… llévelo … como una promoción, como una oferta le venimos ofreciendo artículos de novedad”. Y con este cortometraje buscan visibilizar la lucha de estas comerciantes que a diario son víctimas de violencia y agresión.

Se han integrado en el grupo “Leonas en manda” que busca tener el reconocimiento de las autoridades, como personas trabajadoras.

Hay quienes llevan décadas dedicadas a esta actividad, pero el común denominador es que eligieron este modo de vida por la falta de oportunidades.

Buscan ser escuchadas y vistas, tanto por autoridades como por las usuarias y usuarios de este sistema de transporte, así como por la sociedad en general. Y que no las persigan los policías por vender en el Metro”.

Información publicada en https://www.la-prensa.com.mx/analisis/doble-efecto-vagoneras-del-metro-12124290.html

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *