KEVIN RECIO

Monterrey / 26.05.2022 

Luisa María Alcalde, secretaria del Trabajo y Previsión Social federal, consideró que la nueva reforma laboral ayudará a combatir “la corrupción, opacidad y lo que llamamos nosotros, el negocio del litigio con coyotes”, debido a que habrá autonomía en la conciliación.

Entrevistada por la plataforma MILENIO-Multimedios, Alcalde indicó que la reforma acabará con el corporativismo, dado que en tiempos anteriores el gobierno decidía a quién colocaría al frente de un sindicato que buscaba el beneficio propio y no de los trabajadores, sin embargo, ahora es muy fácil, porque se elige al líder sindical.

Además, agregó que desde la Federación, Nuevo León es bien visto porque prioriza la conciliación y evita los conflictos.

Nuevo León fue de los últimos estados que adecuó el tema de las Juntas de Conciliación y Arbitraje para que queden dentro del Poder Judicial, ¿en qué panorama se encuentra el estado?

Estamos trabajando de la mano con el gobierno del estado, implementando la reforma laboral, que implica un cambio radical en el sistema de justicia, pero también la libertad sindical y su derecho al voto libre y secreto; que puedan, a través de la negociación (obtener) un mejor salario y mejores condiciones laborales.

A partir del 3 de octubre vamos a cerrar las Juntas de Conciliación y van a abrir los centros de conciliación laboral; van a abrir las puertas nuevas en los centros de conciliación y los tribunales. En el pasado, los juicios eran eternos y estaban secuestrados por mucha corrupción, opacidad y lo que llamamos nosotros el negocio del litigio con coyotes; en fin, una serie de trabas que no garantizaban justicia, ni para trabajadores ni empleadores, y lo que queríamos es que ese modelo se acabe.

En los 21 estados donde ya se aplican estos nuevos modelos se están resolviendo el 70 por ciento de los asuntos a través de la conciliación en menos de 45 días.

Estamos reduciendo de seis años a máximo seis meses en lo que te vas a un juicio en el Poder judicial, pero si no, en mes y medio ya tienes solución. Este es un modelo que evita corrupción, opacidad, poca transparencia y se quita esta situación que no tienen otras materias, donde el Ejecutivo era el que dictaba la justicia y no un poder independiente.

¿Qué se requiere para legitimizar los contratos colectivos?

Acabar con los tratos de protección. Son muchos contratos que se firmaron entre sindicatos y empresas para considerar a los trabajadores. Lo más cotidiano: cuando tú llegabas a trabajar a la empresa, tú ya pertenecías de manera automática a un sindicato, lo hubieses elegido o no. Tenías que pertenecer de manera obligada y hoy tenemos derecho a decidir.

La legitimación es una votación y se le pregunta al trabajador si está de acuerdo o no, y la mayoría responde que sí y se tiene por concluido el contrato, y hay organizaciones en Nuevo León que han ido avanzando y miles de trabajadores que han sido consultados en el país. En un año, los contratos que queden es por los sindicatos y los que vamos a eliminar son aquellos sindicatos que no representan a nadie.

¿Qué sucederá si una empresa no llega a un consenso con sus empleados?

El modelo apuesta por la negociación. Los contratos colectivos tienen que revisarse cada año y de manera integral todas las cláusulas, y en el resto del mundo se ponen de acuerdo; vamos dialogando para conseguir mejores niveles de productividad y la apuesta es que se pongan de acuerdo.

¿Qué ocurrirá si no se tiene legitimado algún contrato?

Todos los contratos colectivos que, vencido el plazo, todos esos se dan por concluidos, y es una obligación producto de la reforma laboral  e internacional, protegiendo todos los derechos a través de la consecuencia con este mecanismo de democracia directa por parte de los trabajadores.

El hecho de que se establezca la democracia sindical como la vía para la aprobación de las principales decisiones de un sindicato, que tiene que ver con el voto personal, libre, directo y secreto de los trabajadores, ¿considera que se previene la discriminación?

Venimos de tiempo de corporativismo, donde el gobierno decidía: “éste va a ser o éste no”, lo que menos se consideraba era la voluntad de los trabajadores. Hoy hay estas herramientas de democracia, así cuando nos toca decidir a nuestro legislador o gobernador, es acudir a las urnas siempre. Todavía sigue habiendo una parte de desprestigio inherente a las organizaciones sindicales, y hoy tienen la posibilidad de regresar al origen, porque vale la pena tener una organización sindical.

El objetivo final es que tengamos mejores salarios en el país, hay otros con salarios más bajos.

¿Cómo ven a Nuevo León desde la Federación en términos laborales?

Lo bueno es que tienen mucha cultura de la conciliación, que lejos de la confrontación se mantendrá siempre el llegar a un acuerdo, proteger la industria, pero también defender a los trabajadores. Las autoridades han venido trabajando y se han recibido recursos desde la Federación que han venido apoyando para poder resolver.

¿Qué noticias podrían llegar eventualmente a Nuevo León en materia laboral?

Vamos muy bien en Nuevo León, en términos de recuperación de empleos, muy bien, y es la entidad federativa que más ha recuperado empleos, no solo los de la pandemia. Se ve la actividad económica que va avanzando, y (estamos) contentos con los resultados de haber acabado con la simulación y el abuso de subcontratación en el estado.

No nada más es traer inversión, sino también que se logre distribuirse mejor entre todos los que laboramos, y la apuesta es que todos se vean beneficiados.

¿Qué pasa cuando alguna empresa tiene problemas para pagar las utilidades?, ¿qué puede hacer un empleado en caso de que no lleguen dentro del plazo que marca la ley?

Hay que utilizar el mecanismo de la denuncia y siempre es la más efectiva, podemos dejar aquí esto, pero la Procuraduría Federal de la Defensa del Trabajo está en orden. Siempre hay que estar muy presentes y si éstos no defienden sus derechos, las autoridades difícilmente podrán investigar y también orientar a las empresas para el cumplimiento de sus responsabilidades.

¿Qué pasará cuando la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje, así como las locales, cierren?, ¿habrá prórrogas para casos abiertos?

Tendrán que hacerse cargo de todos los trámites y juicios que tienen pendientes, y cuando cierren las juntas, ahí inicia todo un proceso para hacerse con muchas estrategias. El nuevo modelo inicia con carga cero y todo el nuevo conflicto entra por primera vez a los centros de conciliación, unas para lo nuevo y las demás tendrán que resolver.

Hay casos de 10 o 15 años que no se han podido resolver y ése es otro de los retos, y se pone en la agenda nacional la justicia laboral para proteger a empresas.

Información publicada en: https://www.milenio.com/politica/federacion-va-contra-corrupcion-con-nueva-reforma-laboral

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *