Comunicado 7 / 2022

Mayo 24, 2022

● Más de un millón de personas trabajan para la moda sin derechos laborales

● Salarios insuficientes y nulas prestaciones para quienes no visten de seda

● El censo económico registra 629 mil en outsourcing abusivo (32% del personal)

● Se pueden recortar ganancias y gasto en publicidad para compensar la precariedad

En la industria dedicada a la producción, distribución y venta de ropa, calzado y accesorios, la precariedad laboral está de moda. A un millón 18 mil trabajadores – de los que más de la mitad son mujeres- no le respetan sus derechos laborales. En la industria, los salarios son insuficientes para mantener a una familia para 2⁄3 del personal ocupado; la mitad no tienen seguridad social, a pesar de que hay tela de dónde cortar: altos ingresos y cuantiosos gastos de publicidad, para mejorar remuneraciones salariales y prestaciones.

En esa industria, trabajan sin derechos 629 mil personas bajo la modalidad de subcontratación abusiva (outsourcing), con patrón sustituto para evadir el cumplimiento de derechos laborales.

Sobre todo en supermercados (85% del personal ocupado subcontratado), tiendas departamentales (52%) y otras medianas empresas (70%). Casi 6 de cada 10 personas en subcontratación abusiva, son mujeres (57%).

Otras 389 mil personas trabajan sin salario, 2/3 de ellas, son mujeres (65%). Trabajan en micro negocios: talleres caseros o comercios atendidos por una persona y su familia.

La industria opera bajo una demanda ficticia que impone modas efímeras, lo que implica uso más intensivo de recursos naturales, mayor contaminación por desperdicios y el abuso de mano de obra barata, violando derechos humanos elementales.

Acción Ciudadana Frente a la Pobreza elaboró un estudio de la industria de la moda a partir de datos oficiales (Censos económicos 2019 y ENOE 2021 de INEGI), para mostrar la precariedad que prevalece en las estructuras laborales del país en un sector específico, el vinculado con la moda, el cual propone a la sociedad paradigmas de prestigio y estatus social, pero lo contradice en las condiciones precarias de sus trabajadores.

Impongamos la moda del trabajo digno El estudio concluye con el llamado a las empresas a dialogar, para pagar un salario suficiente al

menos para adquirir 2 canastas básicas; 8,100 pesos mensuales en montos actuales. Pide al gobierno verificar que el outsourcing abusivo haya sido realmente eliminado como manda la reforma legal reciente y llama a toda la ciudadanía a ejercer el poder del consumo en forma responsable en favor de productos limpios y de condiciones laborales justas, llama a imponer la moda del trabajo digno.

Un emporio que empobrece

La industria de la moda es un emporio global. Su valor estimado es de 3 billones de dólares (3 trillion dollars, en nomenclatura inglesa, o sea 3 millones de millones de dólares). Si fuera un país sería la 7a economía del mundo.

En México, el censo económico 2019 contabiliza 350 mil unidades económicas vinculadas a la industria de la moda. En ellas se generan más de 2 billones de pesos de ingreso anual, lo que representa el 6% del ingreso total contabilizado en los censos económicos.

Mayor participación de mujeres 

En la industria, el censo económico 2019 registra 1 millón 949 mil personas ocupadas, y de ellas, más de la mitad, 1 millón 87 mil, son mujeres. 56% del personal ocupado (en el total nacional son el 40%). Particularmente en el comercio al menudeo, las mujeres son más de 2/3 partes del personal (67%).

Trabajos sin derechos

Los censos económicos muestran que 1 millón 18 mil personas trabajan sin derechos (52%). Hay dos estructuras que crean trabajos sin derechos:

● 389 mil personas trabajan sin salario, 2/3 de ellas, son mujeres (65%). Trabajan en unidades económicas micro: talleres caseros o comercios atendidos por una persona y su familia.

● Y, 629 mil personas bajo la modalidad de subcontratación abusiva (outsourcing) con patrón sustituto para evadir el cumplimiento de derechos laborales. Sobre todo en supermercados (85% del personal ocupado subcontratado en otra razón social), tiendas departamentales (52%) y otras medianas empresas (70%). Casi 6 de cada 10 personas

en subcontratación abusiva, son mujeres (57%).

Fábricas de pobreza

En 2021, la encuesta de ocupación y empleo (ENOE) contabiliza 2 millones 821 mil personas ocupadas en la industria de la moda.

[2] La gran mayoría trabaja en condiciones laborales que

violan las normas del derecho al trabajo digno. Dos de esas condiciones constituyen directamente “fábricas de pobreza”:

● 63% de la población ocupada, casi 2/3, carece de ingreso suficiente para superar el umbral de la línea de pobreza. Son 1 millón 776 mil personas que ganan menos del costo de dos canastas básicas. Su salario no es suficiente para mantenerse a sí mismos y a otra persona.

● La mitad del personal ocupado trabaja sin seguridad social (52%), son 1 millón 460 mil personas trabajando sin acceso a servicios de salud, estancias infantiles, ahorro para el retiro, pensiones y demás protecciones del seguro social.

Precariedad que viola derechos laborales

Además, hay otras condiciones de precariedad que contradicen normas de trabajo digno y contribuyen a la indefensión de quienes trabajan en la industria de la moda. 4 de cada 10 personas con trabajo asalariado (42%) carecen de contrato estable, son 791 mil personas, están en total indefensión para conservar su trabajo. Y casi el total, 94% carecen de afiliación sindical, son 1 millón 780 mil personas asalariadas, sin condiciones de negociación colectiva y defensa organizada de sus derechos laborales.

“Hay mucha tela de donde cortar”. Margen para mejorar salarios y condiciones laborales Hay mucha tela de donde cortar. La industria de la moda a nivel global y particularmente en México tiene margen para mejorar las remuneraciones y las condiciones laborales, sin afectar la

estabilidad de las empresas.

Las remuneraciones representan únicamente el 5% del gasto operativo total y el 4% de los ingresos totales. El margen es mayor para el sector comercial. Y es aún mayor si solo se consideran los salarios del personal operativo, y los que no superan el umbral de pobreza.

La publicidad de la industria de la moda ofrece “status social”, pero incumple con estándares mínimos en sus condiciones laborales. De hecho, la industria de la moda invierte seis veces más en publicidad que en prestaciones laborales. Y cuatro veces más que en reparto de utilidades.

Además, en los últimos 15 años, en las diversas ramas de la industria de la moda ha habido incrementos en productividad que no han repercutido en la mejora en las remuneraciones.

¿Por qué promover la agenda trabajo digno en la industria de la moda?

Acción Ciudadana Frente a la Pobreza enfoca sus baterías a la mejora de condiciones laborales en la industria de la moda, como una manera de “aterrizar” la agenda de trabajo digno, que es componente esencial de la “Fórmula México sin Pobreza”.

La industria de la moda puede detonar un cambio porque presenta condiciones de precariedad muy altas y a la vez condiciones económicas favorables para superar esta situación. También porque es un sector económico cercano, en el que todas las personas tienen formas de

involucrarse. Además, históricamente ha sido clave para el avance de los derechos laborales y también recientemente ha enfrentado denuncias a nivel internacional por abusos laborales y contaminación.

Y especialmente, porque resulta altamente contradictorio que la industria de la moda ofrezca elegancia, buen gusto, distinción y prestigio, pero “muestre el cobre” en muchas de sus condiciones laborales. Muchas empresas de la industria se adhieren a los principios de la responsabilidad social empresarial (RSE), por lo que tienen una obligación de cumplir con los derechos humanos.

Con esta campaña, nos unimos a la Iniciativa Arropa junto con más de 30 organizaciones civiles en todo el país que promueven los derechos laborales en la industria de la indumentaria (textil, de

la ropa, el calzado y accesorios).

Propuestas

Presentamos las siguiente propuestas: (i) verificar la erradicación de la subcontratación abusiva, tal y como se aprobó en la reforma legislativa de 2021; (ii) incrementar los salarios más bajos, al menos a $8,100 al mes

[3] y cumplir la afiliación obligatoria al IMSS; (iii) adoptar planes con metas verificables para la mejora de las remuneraciones, prestaciones y estabilidad laboral y para facilitar medios para la negociación colectiva; (iv) garantizar pago inmediato de grandes y medianas empresas a proveedores de micro y pequeñas empresas; (v) abolir trabajo infantil, denigrante o en condiciones de esclavitud, en toda la cadena de valor; y (vi) asumir medidas de inclusión económica sin discriminación para jóvenes y mujeres.

Campaña por el trabajo digno en la industria de la moda Iniciamos la campaña “La precariedad laboral está de moda” para impulsar la agenda de trabajo digno desde la sociedad civil.

1. Emplazamos a las empresas vinculadas a la industria de la moda a dialogar para adoptar la agenda de trabajo digno como única forma de contratación válida en toda su cadena de valor. Aspiramos a que el diálogo permita construir acuerdos en planes de mejora con metas verificables, a ser adoptados por las empresas.

2. Invitamos a quienes trabajan en la industria de la moda a conocer y hacer valer sus derechos. Y nos solidarizamos con sus esfuerzos de organización y negociación colectiva en el marco de la reforma laboral.

3. Vamos a dialogar y colaborar con autoridades laborales para promover el respeto a la legalidad vigente, y en particular, para verificar la erradicación de la subcontratación abusiva en la industria de la moda.

4. Finalmente invitamos a todas las personas a promover un consumo más responsable de prendas de vestir, calzado y accesorios. Les invitamos a unirse a la exigencia a las marcas y empresas para que asuman una auténtica responsabilidad social con cumplimiento pleno

de derechos laborales conforme a los estándares de derechos humanos, y con medidas para evitar la contaminación que producen con la moda efímera.

La campaña que promueve la imposición de la moda del trabajo digno en la industria que produce, vende y distribuye ropa, calzado y accesorios arranca con la presentación de una serie de tres videos documentales de corta duración que se difunden en nuestras redes sociales y se presentó en un evento con “desfile de datos en pasarela”, que puede ser visto también en las redes sociales. Y la presentación del reporte especial sobre condiciones laborales en la industria.

[1] INEGI: Censos económicos 2019. Ver nota 14 en sección I del documento.

[2]INEGI. Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo 2021 – I. La diferencia en cantidad de personal

ocupado respecto a los censos económicos además de las fechas, se explica sobre todo, por quienes trabajan

por su cuenta y fuera de establecimientos fijos

[3] Este monto deberá ajustarse para cubrir lo suficiente para adquirir dos canastas básicas en zonas urbanas.

El dato actual corresponde a marzo de 2022: $4.042.73.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *