México SA

MLRR: “problema” irresuelto // Mineros: la paciencia se agota // “No esperarán otros 16 años”

Carlos Fernández-Vega

Raquel Buenrostro es una excelente funcionaria, siempre audaz y con muy buenos resultados en los cargos que ha ocupado, pero parece que alguien la metió en un brete en el más reciente caso del Mecanismo Laboral de Respuesta Rápida (MLRR), es decir, el relativo a la queja presentada por el Sindicato Nacional de Mineros, que devino en solicitud del gobierno estadunidense para que el mexicano investigara la situación de los trabajadores de la mina San Martín (Sombrerete, Zacatecas), concesionada a Grupo México, del tóxico Germán Larrea, un consorcio que sistemática e impunemente viola el derecho de huelga y la libre asociación sindical, y no solo en ese centro productivo.

Llama la atención, porque, contrario a lo que de ellas se esperaba (dado el cúmulo de pruebas en contra de Grupo México, dado su constante violación de los derechos laborales), las secretarías del Trabajo y de Economía alegre y rápidamente batearon dicha solicitud, dejaron en el aire los derechos de los trabajadores de San Martín (en huelga desde hace 16 años, junto con los mineros de Cananea y Taxco, las tres concesionadas a ese corporativo), se limitaron a decir que se trataba de una petición “fuera del ámbito del MLRR” y que este asunto “se resolverá en instancias judiciales mexicanas”. Además, pusieron en duda (“presunta denegación de derechos”, la calificaron) los reclamos de los trabajadores.

Pues bien, es dejar la Iglesia en manos de Lutero, porque en realidad esas “instancias judiciales mexicanas” han sido las encargadas de proteger los intereses del tóxico barón, mantenerlo impune y negar los derechos de los mineros en huelga. Todavía una funcionaria se animó a decir que este “problema” (cuando a todas luces se trata de la sistemática violación de los derechos de los mineros) “aquí lo corregimos rápido”, porque “hay una sentencia –favorable a los trabajadores– y la empresa tiene que cumplir” (pero se niega a hacerlo y ninguna autoridad la obliga).

¿Qué raro? Hasta la fecha, 11 han sido las solicitudes presentadas en el marco del MLRR y sólo una, la de los mineros, ha sido bateada por las autoridades mexicanas, las cuales ahora aseguran que la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje dictó (9 de junio de 2023, después de casi 16 años de huelga) un laudo favorable al Sindicato Minero, por medio del cual “reconoce a éste como titular del contrato colectivo, declarando como responsable de causar la huelga a Grupo México, condenándolo a pagar salarios caídos y prestaciones y dando por terminada la huelga”. Sin embargo, el 23 de agosto de 2018 la misma instancia se pronunció en riguroso sentido contrario. Cierto es que el “problema” fue heredado por Calderón y Peña Nieto, pero lo es también que el gobierno mexicano no ha hecho nada por resolverlo.

Bien lo detalla el dirigente minero Napoleón Gómez Urrutia, en entrevista con La Jornada (Andrea Becerril): “los trabajadores presentaron la queja ante Estados Unidos, porque en el país, después de tantos años de lucha y penurias, no encuentran respuesta de las autoridades que no se atreven a obligar a Larrea a sentarse a la mesa de negociación. En una situación extrema, el conflicto se resolverá fuera de México; la decisión del gobierno federal de rechazar el MLRR para resolver la huelga en la mina San Martín viola ese pacto y representa un nuevo golpe para los trabajadores, que desde hace 16 años han padecido reiteradas violaciones a sus derechos laborales”.

Por ello, solicitó al presidente López Obrador que “revise esa decisión y rectifique, a fin de que se haga justicia a los mineros. 

México firmó el capítulo laboral del T-MEC y ahora no puede desconocerlo y sostener que no procede. Ojalá decida rectificar, porque los mineros no van a esperar otros 16 años y acudirán a otras instancias internacionales en demanda de la justicia que aquí no encuentran”. Los trabajadores “decidieron acudir a Estados Unidos, donde las autoridades durante año y medio revisaron a detalle el caso y encontraron que hay violación reiterada a los derechos de huelga, de contratación colectiva, de libertad sindical y llevaron la queja al MLRR” y ello “nada tiene que ver con la soberanía”. Falso, subraya, que en el caso de Sombrerete “no haya relaciones comerciales con Estados Unidos, cuando en aquel país Grupo México tiene su matriz Asarco y a él exporta su producción minera”.

Información publicada en: https://www.jornada.com.mx/2023/08/08/opinion/018o1eco

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *