Por Fredi Figueroa

Jueves 16 de Noviembre de 2023 

El proyecto fue aprobado por la Cámara de Senadores, pero seguirá bajo proceso de análisis, por lo cual no será una catástrofe de la noche a la mañana, sino algo viable, señala especialista.

La Cámara de Senadores aprobó la iniciativa de igualdad de salarios en deportistas profesionales la mañana de este 15 de noviembre, un proyecto que se empezó a gestar hace seis meses y en el que se busca sentar un piso parejo para mujeres y hombres de la industria deportiva profesional en México.

Se trata de igualdad de salarios porque busca consolidar y transparentar un salario base que sea paralelo para mujeres y hombres en cualquier liga y federación que se jacte de tener atletas profesionales, además de establecer condiciones óptimas en otras aristas laborales, como vacaciones y contratos.

Sin embargo, la aprobación provocó una gran cantidad de reacciones que ven a esta iniciativa como una amenaza, comenzando por la Liga MX Femenil y su presidenta, Mariana Gutiérrez, quien llegó a decir que a partir de esto el circuito “se volvería inviable y acabaría con el sueño de jugar futbol de millones de mujeres”.

El Economista consultó a Claudia Pedraza, especialista en temas de género y deporte, además de investigadora de la Universidad La Salle, para esclarecer de qué se trata esta iniciativa, cuál es su impacto en el deporte mexicano y si realmente tiene un panorama catastrófico como el que apuntó la Liga MX Femenil.

“Creo que hay un temor adelantado de algo en lo que, en realidad, hay mucha posibilidad de que la propia liga lo haga viable si tiene la voluntad. Lo que sí me parece que tiene a los clubes en situación de alarma es que van a tener que garantizar ciertos derechos por ley que, hasta hoy, no sabemos si garantizan. Eso es lo que puede estar generando ruido”, recalca la especialista.

También deja claro que esta iniciativa va más allá del futbol: “Aplica para todas las ligas que tienen el mote de profesional y que contratan a personas para ser parte de la estructura del espectáculo. Todas las ligas tendrán que generar sus propuestas y mecanismos para establecer cuál es el salario base, en conjunto con instancias de la Secretaría del Trabajo, que van a buscar no ser una carga excesiva para el desarrollo de las propias industrias del deporte”.

En ese panorama se incluye a la recién creada Liga Mexicana de Softbol (LMS), la Liga Nacional de Baloncesto Profesional Femenil (LNBP Femenil), la ABCMex (también de baloncesto), la Liga Mexicana de Futbol Rápido Profesional Femenil y otras múltiples disciplinas como tenis, boxeo y demás.

-¿Qué es lo que se busca con esta iniciativa, es realmente un salario igualitario?

“En realidad va más allá que solamente el salario, establece que debe existir paridad en condiciones básicas para poderte desempeñar como cualquier otro deportista profesional, aludiendo a cosas que ocurren en muchos ámbitos del deporte profesional que no están reguladas, como contratos discrecionales, falta de seguros, de garantías de pago de vacaciones y demás. No es para nada una igualdad de salarios brutos, sino es el establecimiento de un salario base para ambas ramas, que garantice que cualquier persona pueda desempeñarse en el ámbito profesional”.

Esto quiere decir que, por ejemplo, Stephany Mayor no ganaría lo mismo que André-Pierre Gignac en Tigres, aunque ambos sean parte de los equipos de futbol, ya que el salario bruto implica otras cantidades a partir de patrocinadores y demás regalías por el entorno varonil contrapuestas al femenil.

Sin embargo, el hecho de anunciar esta iniciativa desde hace medio año y que ahora haya sido aprobada por comisiones del Senado ya es un factor muy relevante para la historia del deporte profesional en México, sobre todo con el impacto hacia las mujeres y la búsqueda de mejores condiciones.

“Incluso si la ley no se aprobara, si se vetara o modificara, el hecho de que por este mecanismo se obligue a las federaciones a discutir un tema que históricamente no han discutido ni de ellos ha salido el discutir ya es un gran paso (…) Se esperaría que estas condiciones dignas existieran por voluntad propia de las partes involucradas, pero en el caso del deporte profesional lo que detectaron estas comisiones es que hay una laguna, no hay una regulación que aplique para generar las condiciones de trabajo digno para las deportistas profesionales y es de esa laguna de la que se quieren hacer cargo”.

La iniciativa aún tiene que pasar a proceso de revisión por la Mesa Directiva del Senado de la República, en la que podrán participar las entidades involucradas, como la Liga MX Femenil o la Federación Mexicana de Futbol (FMF) con sus propuestas y análisis. No es para nada una decisión abrupta ni con efecto inmediato.

“La intención tampoco es que sea algo sin el diálogo de las partes involucradas. Esta iniciativa no surgió ayer, se presentó desde hace más de seis meses y desde el inicio fue transparente y pública. En ese momento, nadie de las instancias que hoy están alzando la voz se quisieron sumar y tampoco generaron una contrainiciativa, que es algo que sucede mucho en el ámbito legislativo cuando una propuesta parece que excede. Mucho de lo que estamos viendo ahora es una reacción desde la inmediatez que se asume cuando en realidad no es así”.

Claudia Pedraza subraya la importancia de esta iniciativa y también del ruido que ha generado, porque a partir de allí se puede vislumbrar un rol más participativo de las ligas y federaciones, siempre y cuando también aporten.

“Esto obliga a las partes involucradas a generar iniciativas concretas, públicas y consensuadas para alcanzar condiciones de salario dignas. Esto es bien importante: negarte a una iniciativa tendría que ir acompañado de una contrapropuesta, porque es generalmente así como se espera que actúen partes involucradas en cuestiones de generación de documentos legislativos.

“Si realmente las federaciones y ligas profesionales de cualquier deporte quieren llegar a estas instancias para pedir que no proceda la iniciativa, tendrán que hacerlo con una propuesta formal de cómo podrían trabajar en pro de la igualdad de género y eso no lo estaban haciendo, o lo hacían de forma discrecional, letargada y sin mucha transparencia”.

La Liga MX Femenil acusó que esta aprobación haría inviable la existencia del torneo al incrementar la masa salarial anual de 191 a 273 millones de pesos, impactando en un 43% de mayor gasto para los clubes. También dijo que las jugadoras tienen un salario mínimo actual de 35,000 pesos, pero no comprobó eso con documentos.

“Ahorita salieron a dar datos que después tendrán que demostrar. Hay que ver en fundamento a qué se habla de que sería inviable, si la propia ley no ha establecido ni el sueldo base ni los mecanismos, eso es algo que sí se va a trabajar con los actores involucrados (…) La viabilidad no depende del dictamen, sino de la propia propuesta que hagan las ligas para poder alcanzar eso que establece la ley”.

La especialista también señaló que esta iniciativa surgió de las comisiones para la Igualdad de Género y de Estudios Legislativo, “que trabajan estos temas en específico”, además de estar apoyadas por expertas en materia de igualdad salarial, de género en el trabajo y por un sindicato que vela específicamente por los derechos de las mujeres trabajadoras.

“Hay que aclarar algo muy importante: la ley no faculta que de un día a otro caiga sobre una instancia una carga desproporcionada, de ninguna manera, incluso hay otros organismos que lo regulan. Lo que ocurrirá es que a lo largo de este proceso de legislación se discutirán esos pormenores. Si hay posibilidad, se abrirán foros públicos para el debate de la ley y, en caso de aprobarse, con o sin foros, todavía hay un proceso en el que se tienen que generar mecanismos de adecuación para que pueda hacerse viable la ejecución. Nada es de la noche a la mañana y se contempla la participación de las instancias, con procesos para hacer que estas modificaciones a la ley sean operables y asequibles en las ligas y federaciones”.

Información publicada en: https://www.eleconomista.com.mx/deportes/Iniciativa-de-salario-base-oportunidad-no-amenaza-20231116-0001.html

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *