Huberto Juárez Núñez

abril 22, 2024

Acudieron a todos los recursos para evitar la sindicalización de su única planta en el mundo que no tenía representación obrera.

El 22 de noviembre de 2023, a unas semanas de haber concluido la Huelga UAW-GM, Ford, Stellantis (Chrysler) —con una victoria sin precedentes en los tiempos modernos— la gerencia de la planta de VW de Chattanooga, Tennessee, decretó por voluntad propia un incremento extraordinario del 11 % para sus trabajadores y aunque no lo dijeron públicamente, para todos era claro que fue su primer intento para evitar la sindicalización de los trabajadores.

Los antecedentes no eran los mejores para los sindicalistas del segmento automotriz en los EU. Desde principio de los años ochenta las nuevas inversiones de japoneses, europeos y coreanos —conocidas como transplantes, y que datan desde septiembre de 1982 cuando Honda empieza la producción en Marysville, Ohio— se ubicaron en los estados del sur norteamericano donde las regulaciones laborales les permitían evadir con mucha eficiencia a los organizadores de la UAW (Sindicato Internacional de Trabajadores Automotrices, Aeroespaciales y de Implementos Agrícolas de América). La mayor parte de las plantas automotrices se han mantenido desde entonces sin sindicatos, provocando una diferencia sustancial con los salarios y prestaciones de las plantas donde la UAW tiene presencia, especialmente en los estados del norte y el Midwest norteamericano.

Los intentos por sindicalizar las plantas del sur no han sido pocos y en la mayoría de los casos fracasaron, he aquí un sumario de las derrotas: Nissan planta de Smyrna Tenn. 1989, 1997 y 2001. Nissan, planta de Cantón Miss. 2017. Mercedes-Benz planta de Vance, Alabama 2000 y 2014. Mercedes-Benz planta de Gaffney, Carolina del Sur y VW planta de Chattannoga, Tenn. 2014 y 2019. Los triunfos sindicales solo ocurrieron en pequeñas plantas de autobuses de Mercedes, todas en el año 2003 en las plantas de Gastonia, Cleveland y  High Point, las tres, en  Carolina del Norte, EU.[1]

En el caso de Chattannoga, se trata de una planta con 5,500 trabajadores que ahora fabrican el estratégico auto eléctrico ID4, el Atlas y el Atlas Croos Sport. Los dos fracasos sindicales fueron evaluados y Shawn Fain, el presidente de la UAW, dijo que la corrupción sindical (colaboraciones  con la gerencia) y estrategias de reclutamiento erróneas fueron la causa de las derrotas.

El replanteamiento del objetivo empezó a cristalizarse en el invierno de 2023 tan pronto la huelga fue victoriosa para los obreros de las plantas de GM, Ford y Stellantis (Chrysler). Una huelga que inició la noche del 15 de septiembre de 2023 y tuvo una duración de 45 días. Los acuerdos fueron extraordinarios, pues entre otros,  aumentaron los salarios en un 25 por ciento durante los próximos cuatro años y medio (con incremento inmediato del 11%). Se incluyeron los ajustes restablecidos por Costo de Vida (en inglés, COLA, Cost of Living Adjustment) y se informó que los trabajadores veteranos verían su salario aumentar alrededor de un 33 por ciento durante el transcurso del contrato, a $42,95 por hora. Para los trabajadores de nuevo ingreso se eliminaron los niveles (Tiers) que hacían muy larga la espera de reclasificaciones.

Inmediatamente después, el 7 de diciembre la UAW anunció el inicio de sus campañas para organizar 13 plantas no sindicalizadas. En las lista están VW, Mercedes-Benz, Tesla, Toyota, etc. que representan un potencial grupo de 150 mil trabajadores para incorporarlos al sindicato. En el caso de  Chattannoga, se acordó un cambio en su estrategia, ya no habrá organizadores foráneos, pues para esta fecha el sindicato ya ha firmado con mil trabajadores de la planta quienes serán los que preparen las cosas para emplazar a votaciones en la primavera del 2024.

El 18 de marzo UAW publicó la nota de que los trabajadores han presentado una petición ante la Junta Nacional de Relaciones Laborales solicitando una votación para afiliarse al sindicato. Días más tarde la Junta anuncia que las votaciones se celebraran los días 17-19 de abril.

Las semanas previas a la votación la gerencia y el gobierno del estado de Tennessee desarrollan una amplia, frontal y agresiva campaña contra la posibilidad de que la los trabajadores se sindicalicen. Por todos los medios se busca convencer por el voto NO. Las autopistas y carreteras que llevan a la planta fueron tapizadas con carteles para desalentar el SI a la UAW. Por ejemplo, “UAW = NOT worth the risk…” (UAW = NO vale la pena el riesgo).

Pero la marea roja era imparable. En un último y desesperado intento, seis gobernadores de los estados del sur firmaron una  declaración expresando su preocupación acerca de que la sindicalización pone en peligro los empleos en sus estados. El documento, publicado en el sitio web del gobierno de Alabama, fue suscrito por los gobernadores de Alabama, Georgia, Mississippi, Carolina del Sur, Tennessee y Texas. Dice el comunicado “Queremos mantener empleos bien remunerados y seguir haciendo crecer el sector de fabricación de automóviles estadounidense aquí” y agregan: “Una campaña de sindicalización exitosa detendrá este crecimiento, en detrimento de los trabajadores estadounidenses”.

Precede a este comunicado un discurso pronunciado en enero por  la gobernadora de Alabama, Kay Ivey, quien dijo: “Los habitantes de Alabama trabajan más duro que nadie, fabricamos los mejores automóviles del mundo y no debemos permitir que la UAW nos diga lo contrario” y la semana pasada en Chattanooga, el gobernador Bill Lee de Tennessee dijo que un sindicato que representara a los trabajadores de la planta del Grupo Volkswagen sería “un gran error”.

Y lo que muchos desde el viernes por la noche llamaron  y llaman el milagro del sur, ocurrió. La nota de las 22.40 del viernes 19 de abril firmada por los corresponsales de Automotive News, Mike Martínez y Jack Walsworth dice: “Los trabajadores de la planta de Volkswagen Chattanooga, Tennessee, votaron abrumadoramente en favor de unirse a la UAW, una medida que podría alterar la industria y que representa un gran avance en la larga cruzada del sindicato para organizar a los fabricantes de automóviles en el sur de Estados Unidos. La UAW confirmó la victoria con 2,628 votos a favor y 985 en contra, de acuerdo a los datos de la Junta Nacional de Relaciones Laborales… La victoria se produce después de dos intentos fallidos en la última década para organizar la planta de Chattanooga y le da a VW su primera instalación representada por el UAW en los EU desde que cerró su planta de ensamble en Westmoreland, Pensilvania, en 1988. Los partidarios del sindicato presionaron para que se votara después de que la UAW ratificara contratos históricamente con los 3 de Detroit, argumentando que los trabajadores de VW podrían obtener mejores salarios, beneficios y seguridad laboral.”

Y el colofón de esta nueva victoria, es impresionante: la siguiente de la lista es la planta de Mercedez-Benz en Vance, Alabama, para quien la Junta de Nacional de Relaciones Laborales ya fijó como fechas de votación los días que van del 13 al 17 de mayo. El terreno ahí ya está perfectamente abonado, Shawn Fain ha visitado Vance y se ha reunido con los trabajadores en varias ocasiones al punto que ya es noticia que la mayoría de los seis mil trabajadores de esa planta ya han firmado tarjetas de afiliación.

No cabe duda, son nuevos tiempos para la clase obrera norteamericana y mundial. El punto de inflexión se generó a partir de los excesos que en materia de relaciones laborales las gerencias automotrices aplicaron en la fase de la Pandemia COVID-19. El resultado es que frente al costo económico y en vidas padecido por los trabajadores, las corporaciones automotrices tuvieron ganancias, muchas veces extraordinarias. En un recuento de las utilidades después de impuestos que se puede obtener en Fortune 5 Hundred para los años 20-23, todas las grandes corporaciones automotrices, excepto Nissan en el año 20, obtuvieron utilidades. Toyota, VW y Dailmer-Benz han sentado nuevos récord de utilidades en los últimos tres años y a esto hay que agregar que los incrementos de precios en los automóviles, frente a la escases de la oferta, fueron  el principal alimento de la inflación en los años 20-23.

Los trabajadores afiliados la UAW son los pioneros en la construcción de nuevas respuestas al capital. La elección de Shawn Fain en marzo del 2023, inauguró una nueva fase. Su discurso de apertura fue una verdadera declaración de guerra a las corporaciones, se puede leer en su texto de toma de posesión, “Estamos aquí para unirnos y prepararnos para la guerra contra el único y verdadero enemigo: las corporaciones multimillonarias y los empleadores que se niegan a dar a nuestros miembros la parte que les corresponde“. “Es un nuevo día en la UAW”. 27/III/23.

Pronto quedó claro que no solamente se trata de una dirección con mucho sentido de clase, además, es una dirección con una gran capacidad de desarrollar estrategias novedosas y aplicar tácticas de lucha muy audaces —nunca, nadie en los tiempos modernos había logrado que un presidente de los EU pusiera los pies en los piquetes de huelga obreros, como lo hizo Biden en Belleville, Michigan (GM) el 26 de septiembre. La huelga de septiembre-octubre lo mostró y ahora tenemos que celebrar con ellos el triunfo de los trabajadores de VW, quienes pusieron fin al oprobio de ser la única planta del mundo de ese consorcio que no estaba sindicalizada.

Hay que creerle a Fain —a quien sus camaradas llaman alegremente el “campeón blanco cristiano de la lucha de clases de la generación X de Indiana” (The folksy GenX class struggle chistian white dude from Indiana— siguen Mercedes y Tesla,  Toyota, Hyundai, BMW y Honda, y para los trabajadores de Nissan habrá nuevas oportunidades.

Finalmente, para los que pronto culparán a los comunistas y socialistas, para los incrédulos, para los necios y reaccionarios al cambio y a las transformaciones, hay que recordarles, parodiando la famosa frase sobre la economía de James Carville: es la clase obrera, estúpido.

[1] Fuente: Stephen Silvia, “The UAW’s Southern Gamble: Organizing Workers at Foreign-Owned Vehicle Plants”. American University.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *