María Del Pilar Martínez

03 de julio de 2022                

La conformación del sector laboral, luego de tres años, muestra una realidad en la qué hay 57.8% menos sindicatos -locales y federales- de los que se tenían registrados en las Juntas de Conciliación; en tanto que la contratación colectiva simulada es, hasta ahora, del 99 ciento.

Si bien, la implementación de la reforma laboral de 2019 sigue en proceso, ésta es parte de la radiografía que tiene el Centro Federal de Conciliación y Registro Laboral (CFCRL) y que espera se vaya transformando conforme las organizaciones sindicales vayan cumpliendo con las nuevas reglas democráticas.

En próximas fechas el Centro Federal Laboral enfrentará retos como la entrada en vigor de la tercera etapa de implementación del nuevo modelo laboral en 11 estados de la República Mexicana -las entidades federativas con más conflictos-, así como el término de la legitimación de contratos colectivos de trabajo, que concluye en mayo de 2023.

En entrevista con El Economista, Alfredo Domínguez Marrufo, director general del Centro Federal de Conciliación y Registro Laboral, afirma que los resultados hasta ahora muestran un “balance positivo”, pues en 21 estados de la República ya hay un nuevo modelo laboral, en donde la conciliación para atender los conflictos laborales se ha privilegiado.

“Hoy hay un Registro Nacional que va a agrupar a todos los sindicatos en términos de lo que son los nuevos procedimientos de contratación colectiva, ya en 21 entidades del país sucede que todo contrato colectivo de trabajo nuevo, debe registrarse y tiene que pasar por una Constancia de Representatividad emitida por este Centro Laboral y en ese sentido, garantizamos que el nuevo contrato colectivo tenga este requisito de respaldo mínimo de 30% de las y los trabajadores”, explicó.

Para la segunda parte del sexenio corresponderá a “las grandes organizaciones sindicales, que adelantaron la elección de sus directivas ante el cambio de gobierno”, adecuarse al modelo laboral nuevo y cumplir al pie de la letra con la proporcionalidad de género y el respeto al voto libre, secreto y directo.

“Los grandes sindicatos como el Petrolero, el sindicato ferrocarrilero o los electricistas, son ejemplos que tenemos de quienes hicieron la elección de sus directivas previo a la entrada del nuevo gobierno de México, y muchos de ellos fueron, entendemos, designados por un período por lo menos de entre cuatro y 6 años, de tal forma que hemos estado recibiendo solicitudes de renovación de directivas en cuanto a se van dando los vencimientos”, detalló.

Sin legitimación, no hay trámites sindicales

En 10 meses concluye el plazo para que los sindicatos validen sus contratos, y mayo 2023 marcará un nuevo escenario en las relaciones laborales. La última cifra de cumplimiento muestra la legitimación de 4,942 contratos; que no llega al 1% de los 500,000 que se tenían en las juntas de conciliación.

Ante ese escenario, el director General del Centro Federal Laboral, afirma que no habrá posibilidad de mantener como activos estos contratos “se darán por terminados. Ya se encendieron los focos amarillos, este que es el último año, los sindicatos tienen que poner a consulta de sus trabajadores los contratos, y no pensar que todavía les quedan 10 meses, ya pasaron tres años”.

Domínguez Marrufo reconoce que, aún con un contrato colectivo de protección patronal, los trabajadores tienen muchas mejores prestaciones y salario que quienes no lo tienen, por ello, afirma que “como lo recomienda la Organización Internacional del Trabajo (OIT), se debe promover la contratación colectiva”, en ese sentido, aseguró que “es mejor legitimar el contrato, que llegada la fecha se dé por terminado”.

Destacó que “los 2000 sindicatos que han solicitado la legitimación de sus contratos colectivos es porque tienen esa cercanía con la base trabajadora; así que 99% de estos han sido respaldados por los trabajadores y menos del 1% han sido rechazados”.

Pero, admitió que “todavía muchos trabajadores no conocen  bien a bien el contenido de su contrato, o no están cercanos a sus líderes, y esa es una de las razones de que no haya legitimaciones, y muchos de los sindicatos y empresas están haciendo un esfuerzo por acercarse a sus trabajadores e involucrarlos en las negociaciones”.

Las cosas que ya no podrá hacer un sindicato

Si no hay legitimación, el sindicato no podrá registrar ningún tipo de negociación, ya sea salarial o contractual”; habrá un cruce de información que permita determinar si ese contrato se llevó a consulta, en caso contrario, nadie puede hacer uso de dicho contrato.

“En todo caso tendrán que solicitar la Constancia de Representatividad para que tengan derecho a la firma de un nuevo contrato colectivo; pero no hay necesidad de llegar a que se dé por terminado el contrato. Los sindicatos todavía pueden consultar a sus trabajadores, ya tiene una plataforma informática donde pueden acceder de manera muy sencilla”, reiteró.

Información publicada en: https://www.eleconomista.com.mx/empresas/A-tres-anos-de-la-reforma-el-sector-laboral-tiene-57.8-menos-sindicatos-y-99-contratos-simulados-CFCRL-20220703-0010.html

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *