Ciudad de México, a 09 de mayo de 2023

• Discriminación por embarazo continua como uno de los principales motivos de denuncia ante el COPRED

• El embarazo no limita las habilidades de una mujer. Ni la maternidad impide su desarrollo profesional.

En el Consejo para Prevenir y Eliminar la Discriminación de la Ciudad de México (COPRED) históricamente la discriminación por embarazo en el ámbito laboral se ha colocado como uno de los principales motivos en las denuncias recibidas, de 2013 a marzo de 2023 se han abierto 518 expedientes.

El embarazo, además de ser un proceso biológico, se ha construido socialmente como una imposibilidad para el desarrollo de las mujeres o como un momento transitorio que pone a las mujeres en especial vulnerabilidad. 

La división sexual del trabajo ha impuesto a las mujeres la carga de los trabajos de cuidado no remunerados y a los hombres el papel de proveedor en la familia, con ello se refuerzan roles que impactan, por un lado, en la inserción de las mujeres en el mercado laboral y, por otro, la falta de corresponsabilidad familiar por parte de los hombres. La discriminación por embarazo y maternidad es una manifestación clara de estos estereotipos que aún permean en nuestra sociedad.

Por ello, para visibilizar la discriminación por embarazo y contar con estrategias de acción que ayuden a eliminar esta práctica, el COPRED presentó la investigación “Discriminación por embarazo. Un estudio sobre la Ciudad de México”, elaborada por la investigadora Dra. Sonia Frías, donde a partir del análisis de datos del área de atención del Consejo, de una técnica de cliente simulado y de grupos focales, se da cuenta de que las y los empleadores continúan reproduciendo diversos prejuicios y prácticas en contra de las mujeres embarazadas que violan sus derechos laborales.

La discriminación por embarazo está muy ligada al hostigamiento laboral, ya que detona una serie de formas violentas, excluyentes y perversas para lograr que la mujer embarazada presente su renuncia de forma voluntaria. O, cuando esto no sucede, la mujer es despedida de una forma directa auto culpabilizándola de su propio despido por no poder hacer bien el trabajo, por “no servir”, por ser su situación contraproducente para los intereses del negocio o de la empresa y por no haberse cuidado.

Al respeto, la presidenta del Consejo, Geraldina González de la Vega, mencionó que la mayor parte de las quejas que se presentaron ante el COPRED están asociadas al despido injustificado vinculado al embarazo (68.8%) y a las presiones para firmar la renuncia (12.1%).

Asimismo, refirió que el despido por embarazo engloba una serie de conductas diferenciadas asociadas a controlar la maternidad de las mujeres y su presencia en el ámbito laboral.

“En 260 de los expedientes entre el 2017 y mediados de 2022, las mujeres mencionaron que sus empleadores o empleadoras intentaron despedirlas debido a su embarazo de alto riesgo, por el avanzado nivel del embarazo, por sus citas médicas: en algunos casos con la justificación “es por su bien”; y los y las empleadoras entregaron a las mujeres una renuncia voluntaria misma que no firmaron”, refirió González de la Vega.

Detalló que, la edad promedio de las mujeres que acudieron a interponer una denuncia vinculada al embarazo es de 29 años; en términos de escolaridad, el 37% de las denunciantes cuenta con una licenciatura (o equivalente) y 6.9% con estudios de posgrado.

Con respecto a las personas responsables de la discriminación, el 46.8 % son los mandos superiores y en ocasiones son los jefes o jefas directos con un 35% de los casos; en las pequeñas empresas, es la propietaria o propietario quien ejerce esa discriminación con un 13.5%, también se reportó que esta violencia pude venir de los mismos compañeros con un 2.1%.

Es importante destacar que cerca del 49% denunciaron haber sido víctimas de maltrato psicológico con motivo de su embarazo y que 23% reportaron otras conductas graves como acoso sexual, privación de la libertad y amenazas. Respecto del género de quienes cometen estos actos, resulta que se reportó que el 42% fueron mujeres y el 48% hombres.

Finalmente explicó que, a partir de la investigación presentada, la cual estará disponible en próximos días en la página electrónica del Consejo y en sus redes sociales, se han delimitado distintas estrategias de acción que desde esta institución y la administración pública del Gobierno de la Ciudad de México se pueden realizar:

• Trabajo interinstitucional para lograr tener datos consolidados y acciones concretas para la Ciudad de México

• Generar una campaña amplia que visibilice esta conducta y se deje de normalizar

• Trabajar con los sectores en donde más se denuncian estos actos (Comercial, ventas y servicios)

• Promover políticas de corresponsabilidad y licencias de paternidad tanto en el sector público, como privado

• Revisar las multas en la Ley Federal del Trabajo por discriminación asociada al embarazo y maternidad

Información publicada en: https://www.copred.cdmx.gob.mx/comunicacion/nota/discriminacion-por-embarazo-la-penalizacion-de-los-cuidados

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *