La reforma laboral de 2019. Primavera laboral

La reforma laboral del 2019, cambió las reglas del mundo del trabajo en temas de libertad y democracia sindical, contratación colectiva y la impartición de justicia laboral

  • Arturo Alcalde Justiniani, abogado laboralista, habla de los principales temas y cambios en la ley Federal del Trabajo
  • Todo este esfuerzo está centrado en recuperar la dignidad del mundo del trabajo, en términos del reconocimiento de lo que se paga al trabajador como producto de su esfuerzo, y de la igualdad entre hombres y mujeres.

19 de septiembre 2022

Por RMS/gjv

El primero de mayo de 2019, se reformó la Ley Federal del Trabajo, un cambio sin precedentes que se le podría nombrar como la primavera laboral, ya que entre los cambios más importantes que contiene es el tiempo de resolución de conflictos, los cuales en promedio tardaban hasta cinco años en las juntas de conciliación y arbitraje; ahora se resuelven en menos de un año, destaca el abogado laboralista Arturo Alcalde Justiniani, en entrevista para el programa radiofónico “Tras la chuleta…tú sintonía laboral”, una producción de la Red de Mujeres Sindicalistas (RMS) y el Instituto Mexicano de la Radio (IMER).

La reforma laboral es fruto de un proceso de muchos años atrás, las luchas históricas de trabajadores en todas las ramas de la industria en diferentes regiones de México; y por otro lado, del “amarre concreto” con la reforma a la Constitución en 2017, donde se reforma el artículo 123; y posteriormente en 2019 cuando se reforma la Ley Federal del Trabajo y a esto se acompaña un conjunto de disposiciones, de Convenios de la OIT, particularmente el Convenio 98 como el más destacado y el T-MEC, el cuerdo comercial entre Estados Unidos, México y Canadá, que influyó en este modelo de reforma, afirmó Arturo Alcalde Justiniani.

Esta reforma que entró en vigor el 01 de mayo de 2019, fue una gran noticia para trabajadores, trabajadoras, empleadores y en general para toda la población, porque cambió las reglas del mundo del trabajo .

¿Qué es lo más importante de esa reforma?

Básicamente hay cuatro componentes.

El primero, relacionado con el tema de la libertad sindical, para que los trabajadores se organizaran libremente frente al patrón, frente al estado y en el seno de los sindicatos.

En segundo lugar, la vida democrática que contiene una serie de elementos en términos de transparencia y rendición de cuentas para que realmente los y las trabajadoras elijan a sus representantes por medio del voto secreto, universal y directo.

En tercer lugar, una contratación colectiva auténtica, porque teníamos contratos colectivos de protección, más del 90 por ciento de los contratos eran falsos, era un desastre en este mundo contractual, y son mediante los contratos colectivos que las personas trabajadoras pueden mejorar sus condiciones de trabajo y de vida.

En cuarto lugar el cambio en el sistema de justicia; esto es, las juntas de conciliación y arbitraje dejan de funcionar para dar paso a los poderes judiciales, tanto en el ámbito local como federal, mediante juicios novedosos de corte oral, que van a permitir una justicia verdaderamente autónoma y mucho más eficas.

¿Por qué se hizo esta reforma, cuál es su dimensión?

Tiene una dimensión gigantesca, todavía a estas alturas vamos encontrando día a día nuevos componentes y repercusiones, porque no solamente se da en el campo jurídico, que es un aspecto importante, sino también en el tema económico con el fin de mejorar las condiciones de trabajo y de vida, mejorar los salarios, porque todo este esfuerzo está centrado en recuperar la dignidad del mundo del trabajo. La dignidad en términos del reconocimiento de lo que se paga al trabajador como producto de su esfuerzo; la dignidad en términos de la igualdad entre hombres y mujeres.

También es una buena noticia porque al sector productivo le da la oportunidad de generar espacios de diálogo para que puedan discutir con los trabajadores cuál es el valor de su trabajo y cuáles son los compromisos que los trabajadores asumen. Entonces, beneficia a la población, beneficia al medio ambiente, porque la degradación del medio ambiente tiene que ver precisamente con la precariedad del mundo del trabajo; beneficia la paz social en nuestro país, porque la delincuencia tiene su causa en la juventud que carece de un empleo debidamente remunerado.

Es un beneficio colectivo que se va a ir proyectando paso a paso. Entonces, es una reforma integral: económica, jurídica, social y política, porque los gremios dejan de ser controlados y subordinados en un modelo corporativo que los ha agobiado tantos años y que había suprimido la totalidad de las instituciones del mundo del trabajo.

¿A quién podemos ubicar como los actores principales que se benefician con la reforma laboral?

Sin duda a aquellos que en el periodo anterior sufrían más el modelo corporativo, el modelo restrictivo que limitaba la recuperación de sus salarios, aquellos que vivían en estado de precariedad: son los hombres y mujeres que viven de su trabajo, ellos, sin duda son los actores principales y son aquellos que lograrán recuperar , no de la noche a la mañana, porque tendrán que apropiarse de la reforma laboral, constituir sindicatos, entender que es fundamental la organización, reconocer el valor, no solamente de los aspectos formales del proceso, sino también de toda esta nueva realidad política que estamos viviendo en nuestro país, porque la reforma como se ha dicho, también tiene que ver con una vocación social que tiene la presente administración y que le agregó a la reforma laboral elementos que fueron claves , por ejemplo el voto directo, como expresión de una vida democrática; y el segundo lugar, el sistema oral de administración de justicia.

Son los trabajadores y las mujeres trabajadoras, los principales beneficiarios.

No se puede soslayar que los productores, los empleadores, en la medida en que tienen reglas más claras, no son víctimas de todo ese agobio del sindicalismo fantasma, de toda esta extorsión cotidiana que han vivido. También son beneficiados.

Hay un beneficio de carácter general, pero una predilección y una concesión más clara en el caso de los mas débiles,  como es natural en un proceso que tiende a lograr equilibrios. Entonces, cuando hay justicia, quienes se benefician más, son aquellos que han vivido la injusticia.

¿Qué mensaje mandaría a a las y los trabajadores?

Estamos viviendo un momento privilegiado desde el punto de vista político y social en nuestro país. Se están dando oportunidades para que los trabajadores se organicen con libertad, los registros sindicales para que pueda firmar contratos colectivos conforme a su voluntad y no la del patrón. Que puedan acudir ante jueces auténticos y a reglas justas en el mundo del trabajo.

Pero esta oportunidad se logra si se apropian, si se organizan auténticamente. 

Va a haber una campaña, ya lo estamos viendo, para que las próximas generaciones no se asocien en sindicatos. Algunos empresarios están invirtiendo para inhibir éste interés.

Entonces yo diría organicémonos, aprovechemos que estamos viviendo tiempos políticos en beneficio de la clase trabajadora y de la población. Aprovechemos que tenemos un nuevo marco legal que va a funcionar siempre y cuando agreguemos el componente jurídico y el componente organizativo.

Bien sabemos que para que un cambio se realice se necesita de una buena ley, la tenemos, de un gobierno que tenga voluntad política de apoyar el cambio, lo tenemos; y de una población que se apropie de estos cambios. Ahí es, donde yo diría que necesitamos hacer mucho más esfuerzo.

Confianza, saber que podemos mejorar nuestras condiciones de trabajo.

Todo está puesto para que apoyemos este proceso en beneficio nuestro y de nuestras familias.

La reforma laboral de 2019, significa en avance en la defensa de los derechos de las personas trabajadoras.

Algunos cambios que contiene la reforma laboral de 2019, que protegen los derechos y se mejoran las condiciones laborales de todos y todas las trabajadoras: 

La reforma laboral de 2019, significa en avance en la defensa de los derechos de las personas trabajadoras.

1.- El nuevo modelo de justicia laboral reduce los tiempos de resolución de conflictos a un año, que antes de su entrada se resolvían en promedio en cinco años.

2.- 4 de cada 5 conflictos laborales se resuelve a través de la conciliación y de éstos, el 78% son resueltos en 25 días.

3.- Las y los trabajadores tienen mayor libertad para elegir su sindicatos, sus dirigencias y participar en todos los procesos sindicales mediante el voto personal, libre, directo y secreto.

4.- Se hicieron cambios para promover la igualdad entre hombres y mujeres en el trabajo, prohibiendo cualquier tipo de discriminación en los centros laborales, y establece procedimientos y sanciones para los casos de actos discriminatorios.

5.- Se hacen públicos los registros sindicales y los documentos básicos como estatuto y contrato colectivo de trabajo de todos los sindicatos a través del Centro Federal de Conciliación y Registro Laboral (CFCyRL).

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.